miércoles, 25 de junio de 2014

Las víctimas participando para construir sus derechos

Discusión del V tema de la agenda de diálogos en La Habana

Por: Alfonso Castillo Garzon
Defensor  de Derechos Humanos

Ha comenzado en la Habana Cuba, la discusión del quinto punto de la agenda que se adelanta en esa ciudad entre el gobierno colombiano y la insurgencia de las FARC EP desde hace 18 meses, y que tiene como objetivo poner fin al conflicto armado que vive el país y conseguir una paz duradera y estable. Este proceso se va ser impulsado sin duda alguna, por los resultados electorales de la segunda vuelta presidencial realizada el 15 de junio, en los que la votación por la paz tuvo un respaldo significativo del electorado Colombiano, lo que sin duda compromete a la mucho más al Presidente reelecto Juan Manuel Santos, como la insurgencia las FARC EP, el mandato recibido en estas votaciones, es claramente, que la decisión ciudadana no solamente para respaldar los diálogos de paz, sino fundamentalmente, para que continuando estos, se profundice en las reformas sociales, políticas y económicas que permitan a la sociedad Colombiana transitar el necesario escenario de la justicia social con la democratización, que suponga garantías, para los distintos sectores que anhelan participar en política.

Las víctimas del conflicto armado, saludamos con beneplácito tanto los resultados electorales, así como el comunicado el gobierno nacional con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional anunciando el inicio de un proceso exploratorio. Particularmente el  anuncio realizado por las delegaciones de gobierno y la guerrilla dado  el día sábado 7 de junio, en la Habana, el cual viene acompañado de una declaración de principios, en la que se considera una serie de derechos largamente exigidos por las víctimas del conflicto armado, entre los cuales consideramos de suma importancia los siguientes:

…“resarcir a las víctimas está en el centro del acuerdo”; este aspecto constituye sin duda alguna un avance de las partes, por cuanto que cada una de ellas tenía consideraciones distintas sobre los derechos de las víctimas, consideraciones en todo caso colocaban en las víctimas del conflicto armado en segundo plano, este reconocimiento entonces es la demostración de que este proceso avanza en el camino correcto de la superación del conflicto y el logro de una paz duradera y estable.

Igualmente la consideración a la integralidad de los derechos de las víctimas y el reconocimiento de las partes de la responsabilidad, es sin duda alguna, una conquista de las organizaciones sociales, de derechos humanos y de víctimas que durante muchos años y particularmente en el último período en el que se desarrolla el proceso de diálogos en La Habana, organizaciones entre las que se destacan particularmente la mesa de víctimas pertenecientes a organizaciones sociales, el movimiento nacional de víctimas de crímenes de Estado, entre otras “… las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario con ocasión del conflicto tienen derecho a la verdad, la justicia, la reparación y a las garantías de no repetición;…” Este aspecto particular de la declaración de principios, alienta a las organizaciones de víctimas, a afinar las propuestas que han de presentarse en el marco de la discusión de este quinto punto de la agenda de diálogos, para que ellas sean incorporadas de manera efectiva en el texto definitivo de los acuerdos que se suscriban en dicho proceso.
No menos importante en este anuncio realizado el día 7 de junio, es la incorporación de la perspectiva de género, mediante la conformación de una Comisión conjunta, a través de la cual se incorporarán a los acuerdos alcanzados entre las partes, los elementos de consideraciones que incluyan el enfoque diferenciado particularmente de las mujeres, como también de las diversidades sexuales afectadas en el desarrollo el conflicto armado en Colombia.

Este hecho, se dan el marco de otro anuncio también importante en la perspectiva de dar solución al conflicto armado en color el día 10 de junio se conoció públicamente la decisión del gobierno colombiano y la guerrilla del ejército de liberación nacional del inicio de una fase exploratoria para desarrollar un proceso de diálogos, proceso en el cual esperamos también se ha considerado el tema de la participación directa de las víctimas.

De la declaración de principios

El reconocimiento de las víctimas: El reconocimiento de las partes de la existencia de las víctimas supone un avance cualitativo en el desarrollo de un proceso que tiene como objetivo la superación del conflicto armado, este hecho constituye sin duda alguna un avance sustancial de lo que hasta el momento se ha escuchado en el país en cuanto hacia el reconocimiento de los actores armado del existencia de víctimas por su accionar, destacable que este reconocimiento venga acompañado de la consideración de que éstas no sólo es como víctimas sino como ciudadanas son sujetos de derechos.

El reconocimiento de responsabilidad: Llena de satisfacción y esperanza escuchar tanto el gobierno como la guerrilla en actuar la aclaración de que el proceso de diálogo no significa de ninguna manera un intercambio de impunidades, preocupación que rondaba en muchas organizaciones de derechos humanos y de víctimas y en este sentido con el reconocimiento de la responsabilidad hecho también trascendente alienta las organizaciones de víctimas y de derechos humanos a continuar profundizando en la búsqueda el restablecimiento pleno de los derechos vulnerados en el conflicto y la derrota por fin de la impunidad en el país.

Satisfacción de los derechos de las víctimas: Sin duda alguna, los negociadores en la Habana han comprendido que cualquier proceso del término o el conflicto supone la satisfacción de los derechos de las víctimas y en este sentido alienta, a escuchar de las partes, iniciativas y propuestas que permitan considerando a las víctimas tener en cuenta este principio.

La participación de las víctimas: Este principio lo con un clamor planteado en distintas oportunidades por varias organizaciones entre ellas la mesa nacional de victimas pertenecientes a organizaciones sociales, el movimiento nacional de víctimas de crímenes de estado, las organizaciones de mujeres, de discapacitados, aforos entre otras quienes habían exigido tanto el gobierno, la guerrilla crear mecanismos que permitieran una participación con garantías, se trata en todo caso del mecanismo de participación que de encontrar con la posibilidad de discutir con los negociadores de manera directa a fin de diseñar los mecanismos que permitan garantizar los derechos de las víctimas supera la impunidad.

El esclarecimiento de la verdad: Coincidimos con la declaración de principios, al manifestar que la superación del conflicto parte en lo fundamental de identificar las causas que lo originaron así como el reconocimiento de las características, tipologías y participantes del mismo, llama nuestra atención en el acuerdo logrado en torno a la necesidad del esclarecimiento y la construcción de la verdad histórica, por la cual han luchado desde hace muchos años las organizaciones de víctimas y distintos sectores de la sociedad Colombiana.

La reparación de las víctimas: Confortar el planteamiento este principio, por cuanto abre la posibilidad para la  rediscusión de distintos aspectos que no logra atender la ley 1448 del año 2011, como se ha señalado en varias oportunidades la ley a trece años de su implementación presenta múltiples dificultades que han hecho que las expectativas generadas por las víctimas en cuanto al lugar de manera efectiva su derecho a la reparación y a la restitución se vayan desvaneciendo poco a poco, este principio o abre la posibilidad para construir alternativas distintas que una indemnización precaria, se trata en todo caso de construir alternativas que permitan como lo señala el acuerdo de transformar sus condiciones de vida, para ello será necesario no sólo una reparación efectiva de acuerdo los estándares internacionales sino también, las transformaciones sociales, políticas y económicas que la sociedad colombiana viene reclamando desde hace muchos años.

Las garantías de protección y seguridad: Llama la atención el reconocimiento de este principio, dado que en el periodo transcurrido en el proceso implementación de la ley de víctimas tanto la protección como la seguridad quienes participan del mismo y exigen el restablecimiento pleno de sus derechos no ha sido garantizado, las políticas públicas de prevención y la ausencia de voluntad política por parte de la Unidad Nacional de Protección han desembocado en que en 3  años de la implementación de la ley de víctimas hayan sido asesinados al menos 70  líderes y lideresas y decenas de ellos se encuentren amenazados por distintos grupos armados, urge entonces una política mucho más abultadas que permitan garantizar estos derechos fundamentales de las víctimas que permitan mejorar las condiciones de participación.

La garantía de no repetición: El fin del conflicto y la implementación de las reformas que surjan del Acuerdo Final, constituyen la principal garantía de no repetición y la forma de asegurar que no surjan nuevas generaciones de víctimas. Las medidas que se adopten tanto en el punto 5 como en los demás puntos de la Agenda deben apuntar a garantizar la no repetición de manera que ningún colombiano vuelva a ser puesto en condición de víctima o en riesgo de serlo.

Principio de reconciliación: la inclusión de este principio es importante por cuanto supone que la discusión para poner fin al conflicto armado tiene como objetivo construir una nueva sociedad, que suponga e incorpore como práctica para la resolución de los conflictos la civilidad y la convivencia ciudadanas, se entiende claramente que esta reconciliación será posible en tanto que se garanticen los derechos de las víctimas, no se trata de ninguna manera de unos a cambio de otros.

Enfoque de derechos: Llama mucho la atención de este principio, por incorpora este importante reconocimiento no solamente han ocultado en el quinto tema de la agenda, sino que además no extiende a los otros temas discutido. EL reconocimiento a garantizar los derechos  de forma “…global y de manera justa y equitativa”, supone el compromiso y la responsabilidad de las partes para garantizar el ejercicio de los derechos humanos y el concurso de las mismas para el resarcimiento de las vulneraciones causadas por el conflicto.

No menos importante, es el llamado de la mesa de diálogos a “crear una comisión histórica del conflicto y sus víctimas conformada por expertos,”… A lo que consideramos que ella no debería ser exclusivamente expertos, también las víctimas y sub organizaciones tendrían la posibilidad de aportar elementos que ayuden al esclarecimiento de las causas que originaron el conflicto. Asimismo reconocemos como un anuncio trascendente el acuerdo de las partes de insistir en la conformación de una comisión de la verdad en la que de manera clara se reconoce el derecho de las víctimas a participar de la misma.

Más allá de discutir la importancia de este decálogo de principios, es necesario insistir que las víctimas deben fortalecer el proceso de organización y participación que permita asistir con reflexiones y propuestas concretas a los foros que también fueron acordados de manera conjunta y que se realizarán en el país en el mes de julio y agosto los foros destinados para las siguientes fechas:

·         4 y 5 de julio, Villavicencio (foro regional)
·         10 y 11 de julio, Barrancabermeja (foro regional)
·         17 y 18 de julio, Barranquilla (foro regional)
·         5 y 6 de agosto, Cali (foro nacional)

Esta es una oportunidad para que las víctimas y sus organizaciones presenten en las propuestas, iniciativas y reflexiones que permitan avanzar de manera efectiva en el restablecimiento pleno de los derechos, no es tanto esta no puede ser el único escenario de participación debe ser la iniciativa de las propias organizaciones la que permitan la realización de múltiples escenarios teleconferencias, foros abiertos, movilizaciones. Para el conjunto de estas actividades es necesario que las organizaciones y las víctimas elaboren sendos documentos donde se puedan concretar las iniciativas en materia de los derechos a la verdad, justicia, reparación integral, garantías de no repetición y lucha contra la impunidad, sobre las propuestas escritas las que permiten fortalecer los niveles de participación efectiva, tanto las mesas abiertas en el proceso de dialogo con la guerrilla de las FARC como los escenarios que eventualmente se creen con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional y  eventualmente con el Ejército Popular de Liberación. Estas iniciativas de materialización de los derechos de las víctimas no puede olvidar la exigencia tanto al gobierno, como a los grupos insurgentes de seguir adelantando el proceso bajo la condición de cese bilateral de fuegos y hostilidades. Igualmente debe exigirse al gobierno nacional superar los graves problemas que hasta la fecha presenta el proceso implementación de la ley de víctimas cumplidos tres años de sanción presidencial.



Junio de 2014