Ir al contenido principal

Grandes e importantes retos y desafíos afronta el trabajo organizativo de la población desplazada una vez aprobada la ley de víctimas

Campaña permanente, tierra vida y dignidad...


por:  Alfonso Castillo
En primer lugar es necesario plantear que el principal reto del presente periodo, es que las organizaciones de población desplazada conozcan el contenido integral de la ley 1448 de 2011, con la cual se establece la “Ley reparación a las víctimas y restitución de tierras a las víctimas del despojo”, en esencia este nuevo marco normativo, establece las reglas de juego y comportamiento gubernamental en materia, de atención a las víctimas y particularmente trazar las líneas generales de lo que va a ser la reparación a las víctimas del conflicto y particularmente a las víctimas del crimen del desplazamiento forzado.
Esta ley, es necesario señalarlo con toda claridad, significa un retroceso en materia del reconocimiento que el estado colombiano de hacer a las víctimas del crimen del desplazamiento forzado, desconoce o echa para atrás toda la jurisprudencia establecida por la corte constitucional en materia reconocimiento de los derechos y el mecanismo para la superación del estado de cosas inconstitucionales, en este sentido habrá necesidad de, a partir de este conocimiento, fortalecer los mecanismos organizativos que permitan enfrentar y derrotar jurídica y políticamente estos aspectos planteados en la ley de víctimas.
Igualmente en el capítulo que tiene relación con la restitución de tierras es necesario también señalar, que la ley no brinda los mecanismos que permitan a las personas que van a ser restituidas, puedan ejercer su derecho al uso, y usufructo del derecho a la tierra y tampoco proporciona a los elementos que permita de conjunto la recuperación del proyecto de vida campesina, que puedan restablecer lo que se fracturó con toda la política criminal y despojo que desarrollo a lo largo y ancho del país, en este sentido, se establece también, entonces el reto para las organizaciones de población desplazada de preparar la movilización, y la organización de un fuerte movimiento nacional que en la práctica imponga la restitución, el retorno y la resistencia las tierras y los territorios.
A este desafío se suma toda la problemática de despojo, abandono de tierras y territorios, problema que continúa en muchas regiones del país, y que ni siquiera la ley de víctimas logra brindar las garantías, para que se piense, que se va a dar un real proceso de restitución de tierras, que permita recuperar para los desplazados y campesinos, afrodescendientes e indígenas el proyecto de economía campesina, ni el derecho abuso y usufructo de los tierras "restituidas".
En General la coyuntura política actual, caracterizada por la continuidad de implementación del modelo desarrollo económico, ahora con mayor énfasis como lo ha planteado el plan nacional de desarrollo, en el fortalecimiento del modelo minero extractivo dedicado a la exportación de los recursos naturales del país, también vendrá con él la continuidad de la política de desplazamiento y despojo, quizá ahora con mayor sutileza que en el pasado, revestido de legalidad, pero en todo caso manteniendo de manera sistemática la práctica que impide a los campesinos el derecho al uso y usufructo de la tierra para el desarrollo del proyecto de economía campesina.
Ante este panorama, es urgente que las organizaciones de población desplazada tomen conciencia de la necesidad de ajustar estrategias para enfrentar esta problemática y promover acciones tendientes a movilizar a la población víctima de este flagelo por el respeto, y la dignidad de las víctimas.
De manera particular la plataforma Campaña Permanente, tierra, vida y dignidad, debe promover un debate al interior de las organizaciones que le integran en el que se incluye la discusión sobre la perspectiva política, la apropiación del tema, la discusión sobre el retorno, regresó, el afrontamiento de la ley de víctimas, pero también de discutirse con franqueza sobre esta organizativo, nuestra debilidad para consolidar la campaña en las regiones y en particular la dificultad para que los dirigentes construyan coordinación regional, de las principales actividades que se impulsan desde nuestra plataforma.
Igualmente es necesario, establecer un plan de acción para desarrollar la incidencia política en los escenarios institucionales y articular con el movimiento social y popular.
Otra discusión necesaria es el relacionamiento de la Campaña Permanente, con la mesa nacional de fortalecimiento, en especial se debe garantizar la coherencia de nuestras organizaciones y sus voceros tanto en campaña como los escenarios institucionales, en este sentido ratificar que campaña no surge como una propuesta de competencia, sino de complementación de las actividades que se orienten impulsen de la mesa nacional de fortalecimiento.
En todo caso, se busca el diseño de actividades que hagan posible el fortalecimiento organizativo, el conocimiento de la normatividad, la incidencia política y la movilización para la exigibilidad los derechos, en este aspecto campaña debe actuar coherentemente, con mucha decisión frente a todas las iniciativas organizativas de la población desplazada.
Igualmente debe la campaña permanente, abrir el debate sobre la financiación de las actividades, la búsqueda de nuevas fuentes de financiación y apoyo económico y político, en este sentido los compañeros dirigentes de la organizaciones deben dar alternativas que nos permitan ir comprendiendo la importancia la construcción de una plataforma unitaria de población desplazada, abrir nuevas fuentes de financiación y la búsqueda conjunta de proyectos que nos permitan garantizar la incidencia que hemos han logrado hasta el momento.
Sobre lo organizativo, las juntas directivas de las organizaciones, deben asumir el compromiso de coordinar, evaluar el trabajo de sus delegados en campaña permanente, al mismo tiempo que incluir las actividades de campaña los planes de cada una de las organizaciones.
La actividad más importante debe ser, como decíamos anteriormente, la construcción del proceso de campaña en las regiones, por ello se deben asumir compromisos, identificar responsable regionales, comprometer la participación en algunas actividades centrales las regiones, e igualmente hacer un llamado a nuestros afiliados para que abandonemos la práctica que se fija en los pequeños detalles para criticarlos, perdiendo de perspectiva de la importancia en la construcción de un proyecto unitario y coordinado.

A manera de autocrítica

Para seguir discutiendo sobre problema organizativo
La fallida convocatoria a una movilización el lunes 18 de julio en la quinta edición, de la jornada nacional de protesta de la población desplazada por el restablecimiento de derechos, (esta vez hay que reconocer que las organizaciones de Soacha realizaron un buen esfuerzo que  se tradujo en una buena convocatoria), convocada entre otras por la Campaña Permanente, Tierra, Vida y Dignidad, obliga a las organizaciones de población desplazada realizar una evaluación de los objetivos, mecanismos de convocatoria y formas organizativas que actualmente están implementando.
Y es que la cancelación de la movilización, en la que se denunciaría el rechazo de la población desplazada al articulado que la ley de víctimas que “defiende” los derechos de las víctimas de este crimen, no puede menos que preocuparnos. O se trata de una decisión política de las víctimas de aceptar el regresivo contenido de esta ley, o se pone de manifiesto una crisis organizativa que es lo que a nuestro juicio debemos profundizar en el análisis.
Es urgente revisar nuestra propuesta organizativa, con la cual se van a enfrentar los retos y desafíos que para las víctimas del crimen de desplazamiento, supone la presente coyuntura política.
En primer término hay que examinar de que organizaciones hablamos: existe un sinnúmero organizaciones de base, sin embargo es tal la dispersión de objetivos de estas, que con dificultad se logra establecer convocatorias que las unifique en torno a un objetivo común, la mayoría de las organizaciones se crean con el afán de “tramitar” o gestionar las ayudas que oferta la institucionalidad, en estas organizaciones no hay intereses claros de profundizar la plataforma organizativa y de movilización. En algunas de estas sólo se destacan sus dirigentes, quienes son el “todo” en la organización, sin permitir la promoción de nuevos dirigentes, sin activar la participación en otras dinámicas organizativas, en fin en procesos de aislamiento profundos.
Algunas de estas organizaciones, no tienen interés en confluir con otras, ni mucho menos incidir en la política pública, ni el seguimiento a los actos de la corte constitucional, hay ausencia de proyección política.
Otro caso, es el de las organizaciones que fungen de coordinaciones nacionales y regionales, la mayoría de las veces estas se integran más formal que realmente, no se cortina el accionar, la comunicación de estas son escasas entre sus organizaciones filiales y su incidencia se limita a alcanzar algunos representantes en escenarios institucionales y el interés por la movilización y la incidencia es mínimo.
En el caso a lo que corresponde a campaña permanente, tierra, vida y dignidad, es conveniente que hagamos un examen a nuestra manera de constituirnos y proyectarnos. El esquema de secretaría técnica, debe corresponder a un mecanismo de correa de comunicación entre la organización y la coordinación, al mismo tiempo, esta secretaria técnica debe canalizar las inquietudes, propuestas y problemas entre las organizaciones y la campaña, haciendo énfasis en los objetivos de la plataforma, como de las principales tareas. Igualmente es necesario que las organizaciones que integran la campaña, deban discutir y evaluar de manera permanente los objetivos, tareas y criterios de trabajo, incluso incluirlas dentro de sus planes de trabajo. Es importante aclarar, que la secretaría técnica es una persona nombrada por cada organización, y su permanencia o renovación es responsabilidad exclusiva de la organización que hace parte de campaña.
La secretaría técnica, es ante todo un agenciador, facilitador  de las tareas que se aprueban en campaña permanente, ésta debe rendir cuentas en primer lugar a su respectivo organización y en General al conjunto del asamblea de la campaña permanente, tierra, vida y dignidad, la designación de responsabilidades en las secretarias técnicas no puede excluir la responsabilidad de la organización en el desarrollo de las tareas control de la responsabilidad y compromisos que se asumen y proyección de la propuesta política campaña permanente
Es urgente que las organizaciones que integran campaña articulen y a la vez designen responsabilidades concretas para la integración de la coordinación en cada región.
Un elemento importante que logra mejorar nuestro proceso organizativo de fortalecimiento es que los la participación debe hacerse con planteamientos sinceros, francos, lo que a la larga debe permitir la buena planeación de las tareas.
Es decir el fracaso de la convocatoria del 18 de julio, obedeció más a la formalidad con la que las organizaciones asumimos las tareas, en especial a la comunicación con las bases de las mismas, antes que un signo de aceptación a la normatividad que se impone.
Las organizaciones de población desplazada enfrentamos delante retos en el inmediato futuro, en especial la participación en el proceso de reglamentación de la ley de víctimas, en la discusión sobre el desmonte real de la política pública atención integral a población desplazada, y en todo caso el liderazgo, frente a la orientación de la lucha por la defensa de la tierra y el territorio.
En este sentido, es necesario que como campaña nos pensemos y repensemos nuestros paradigmas y objetivos de lucha.

Agosto de 2011

Entradas populares de este blog

EL GOBIERNO SE PATRACIO CON LA IMPLEMENTACION DE LOS ACUERDOS:

Alfonso Castillo Defensor de derechos humanos Afiliado Unión Patriótica
Un año después de la derrota del plebiscito del 2 de Octubre de 2016, en el que una poderosa caterva de la élite política del país, le aposto a impedir el avance del acuerdo de paz y poner fin a la guerra, y logro consolidar una matriz de opinión que hoy continúa saboteando cada desarrollo de la construcción de la paz.
Después de ese oscuro día, la voluntad de los sectores democráticos logro salirle al paso a este impase y finalmente se firmó un nuevo acuerdo de paz, el 24 de noviembre en el teatro Colon en Bogotá, que se convierte en un importante instrumento para derrotar la guerra, y abrir el camino para impulsar transformaciones democráticas para un nuevo país.
A partir de ese momento, el país ha asistido a una larga lista de hechos que dejan ver claramente dos situaciones que explican la complejidad de este proceso que se ha dado en llamar la implementación de los acuerdos: De un lado una guerrilla, con todo el co…

Partido Unificado de los Comunistas Colombianos

Aportes para el debate
…Urge la unidad de los revolucionarios Por. Alfonso Castillo Garzon Militante Comunista.
Tras la firma del acuerdo final de paz en 24 de noviembre del año 2016, entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, el país ha entrado en un estado de expectativa, pero sobre todo de incertidumbre, en lo fundamental por la evidente falta de voluntad y compromiso del gobierno y el Estado Colombianos, para honrar la palabra empeñada en la firma del acuerdo final, actitud que contrasta con el gesto de la guerrilla, que ante cada incumplimiento, reitera su “inquebrantable voluntad” de cumplir lo pactado, para terminar la guerra y construir la paz con justicia social.
No sólo se trata de los evidente retrasos en la construcción de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, sino y fundamentalmente a la lentitud y oportunismo para presentar las iniciativas de ley y los decretos que concretan el cumplimiento del acuerdo por parte del gobierno. Prácticamente se pued…

LA PAZ, EN LA PATRIA BOBA

Alfonso Castillo Garzon Defensor de Derechos Humanos +57 3102125193 Blog: http://hojasuelta0.blogspot.com twitter:@castilloalfo skipe: hojasuelta1 https://www.facebook.com/AlfonsoCastilloUP

Igual que hace 200 años, el país asiste a una etapa de su vida política que en voz de muchos, es de incertidumbre, pero para algunos, también es una reedición de épocas ya transitadas de  nuestra historia y de la que pareciera no quedan enseñanzas y volvemos a reproducirlas una y otra vez en perjuicio de las mayorías nacionales.

Desde 1810, y tras el mal llamado “grito de independencia”, nuestra incapaz clase política se sumergió en discusiones estériles sobre cómo conducir al país por el mejor camino, sin embargo, esas discusiones no estaban situadas en el interés nacional o pensando en el bienestar de todos los ciudadanos, no existía la preocupación de la soberanía, democracia, libertad, justicia o desarrollo económico, todas las discusiones de esa clase política se centraban en mezquinos intereses pers…