Ir al contenido principal

25 de mayo: No distraerse por el falso dilema guerra o paz

En Colombia las mayorías democrática somos mucho más
Mi voto este 25 de mayo es  Clara y Aida

Por Alfonso Castillo Garzón

Me niego a creer que en Colombia estamos ad portas  de desaprovechar una oportunidad para superar las malas costumbres y prácticas políticos, los últimos días hemos visto cómo las campaña presidenciales se han convertido en un escenario de descomposición y degradación, hemos visto y escuchado hasta la saciedad, la bajeza en las campañas presidenciales particularmente protagonizadas por la Dupla ultra derechista y autoritaria, Uribe – Zuluaga, y el candidato presidente de derecha Santos, en todo caso comprometidos con el discurso del proyecto de desarrollo del neoliberalismo en Colombia.

Los demócratas en Colombia somos mucho más que eso, no caeremos en la falsa dicotomia  que intenta hacernos escoger entre la paz y la guerra, tal disyuntiva no existe, claro es para todo el país, Uribe- Zuluaga, encarnan discurso más guerrerista y conservador, que no trae cosa distinta que continuar sumergiendo a la sociedad colombiana, en la guerra, que sólo trae beneficios económicos a unas pequeñas minorías, y en todo caso sólo favorece los intereses de las transnacionales, que se lucran con todo tipo de tráficos, y al final resultan beneficiarios del despojo de tierras y territorios en los que se entrañan grandes riquezas naturales, las cuales explotan sin respetar el medio ambiente y las comunidades que allí viven. Pero del otro lado, está la paz que proclama Juan Manuel Santos, pero se trata de una paz y mezquina, una paz que sólo favorece los grandes grupos económicos, es una paz para la profundización del proyecto económico neoliberal que ahora requiere de la culminación del conflicto armado, para acrecentar las ganancias de sus inversiones. No se trata de ni mucho menos de la paz que trae la justicia social o la equidad.

Los demócratas colombianos sabemos, que  en el  actual debate presidencial solo hay dos opciones, de un lado el grupo de candidatos que promueven  la continuidad del modelo económico neoliberal excluyente, integrado por Santos, Zuluaga – Uribe, Marta Lucia y Peñalosa, cada uno de ellos defienden el modelo actual de explotación y exclusión, con distintos maquillajes, pero que en el fondo significan lo mismo, favorecer los grupos más poderosos, mientras descargan en los trabajadores y los sectores más empobrecidas el costo de la crisis económica y las responsabilidades del estado de derecho.  La otra opción,  esta si popular y democrática la promueve la candidatura de Clara López y Aida Avella, ellas encarnan un proyecto auténticamente democrático, se trata de una opción de izquierda que se unen, que  se pone por encima de sus  intereses y diferencias para luchar por la paz, como ellas y sus proyectos políticos que la respaldan, (Polo  y Unión Patriótica) lo han hecho desde hace muchos años.

La paz que proponen Clara y Aida, es la paz, que no entregan los recursos naturales para su explotación en beneficio de unos pocos,  se trata de una paz con justicia social, que respeta los derechos humanos, promueve el restablecimiento pleno de los derechos de las víctimas a verdad, justicia, reparación integral, garantías de no repetición y derrota de la impunidad, defiende el medio ambiente,  es la paz que genera empleo estable y bien remunerado, educación gratuita para todos y todas, que resuelve el problema de la salud como derecho no como negocio, en fin una paz de  verdad.

Los demócratas en  Colombia votaremos por esta opción y aprovecharemos esta oportunidad para la paz y la democracia Clara y Aida significan, con ellas han sacaremos a la sala segunda vuelta y disputar con la derecha y la continuidad, para sacar al país de esta larga noche oscura en la que se encuentra desde hace 60 años.

Votar por   Clara y Aida significa vota por una opción en la que DOS MUJERES con trayectoria de LUCHADORAS sociales. CLARA como DEMOCRATA que conoce  y tiene experiencia como dirigente política y gobernante de Bogotá, ha demostrado su HONESTIDAD  y compromiso social. AIDA, DIRIGENTE sindical y VÍCTIMA del conflicto, fue concejal de la Unión Patriótica, ha mostrado su TAMPLANZA en favor de los INTERÉSES POPULARES. La fórmula Clara – Aida es  la UNIDAD de la  izquierda y los demócratas que Promueve la PAZ, que presenta propuestas de trasformación y JUSTICIA SOCIAL. La opción Clara – Aida responde  a la necesidad histórica que tiene el país para resolver sus más agudos conflictos sociales, económicos, culturales y politos para poner fin a la confrontación armada, es una opción que seguramente le ayudara al  país a encontrar la paz soñada.

Esta fórmula integrada por dos mujeres y dos proyectos de larga trayectoria democrática tendrá en el gobierno la opción de dos trabajadoras incansables, la una como presidente y la otra como vicepresidente que podrá encargarse de la defensa de los derechos humanos y de las víctimas, liderar la integración de la comisión de la verdad histórica que se requiere para la reconciliación.

Son estas razones de sobra para pensar que es posible superar los dos millones de votos y pasar  a la segunda vuelta. Vamos con toda, que si  es posible, por una patria soberana y con dignidad para todos y todas, el 25 de mayo elije la paz Vota clara y Aida. 

25 de mayo de 2014

Entradas populares de este blog

EL GOBIERNO SE PATRACIO CON LA IMPLEMENTACION DE LOS ACUERDOS:

Alfonso Castillo Defensor de derechos humanos Afiliado Unión Patriótica
Un año después de la derrota del plebiscito del 2 de Octubre de 2016, en el que una poderosa caterva de la élite política del país, le aposto a impedir el avance del acuerdo de paz y poner fin a la guerra, y logro consolidar una matriz de opinión que hoy continúa saboteando cada desarrollo de la construcción de la paz.
Después de ese oscuro día, la voluntad de los sectores democráticos logro salirle al paso a este impase y finalmente se firmó un nuevo acuerdo de paz, el 24 de noviembre en el teatro Colon en Bogotá, que se convierte en un importante instrumento para derrotar la guerra, y abrir el camino para impulsar transformaciones democráticas para un nuevo país.
A partir de ese momento, el país ha asistido a una larga lista de hechos que dejan ver claramente dos situaciones que explican la complejidad de este proceso que se ha dado en llamar la implementación de los acuerdos: De un lado una guerrilla, con todo el co…

Partido Unificado de los Comunistas Colombianos

Aportes para el debate
…Urge la unidad de los revolucionarios Por. Alfonso Castillo Garzon Militante Comunista.
Tras la firma del acuerdo final de paz en 24 de noviembre del año 2016, entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, el país ha entrado en un estado de expectativa, pero sobre todo de incertidumbre, en lo fundamental por la evidente falta de voluntad y compromiso del gobierno y el Estado Colombianos, para honrar la palabra empeñada en la firma del acuerdo final, actitud que contrasta con el gesto de la guerrilla, que ante cada incumplimiento, reitera su “inquebrantable voluntad” de cumplir lo pactado, para terminar la guerra y construir la paz con justicia social.
No sólo se trata de los evidente retrasos en la construcción de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, sino y fundamentalmente a la lentitud y oportunismo para presentar las iniciativas de ley y los decretos que concretan el cumplimiento del acuerdo por parte del gobierno. Prácticamente se pued…

LA PAZ, EN LA PATRIA BOBA

Alfonso Castillo Garzon Defensor de Derechos Humanos +57 3102125193 Blog: http://hojasuelta0.blogspot.com twitter:@castilloalfo skipe: hojasuelta1 https://www.facebook.com/AlfonsoCastilloUP

Igual que hace 200 años, el país asiste a una etapa de su vida política que en voz de muchos, es de incertidumbre, pero para algunos, también es una reedición de épocas ya transitadas de  nuestra historia y de la que pareciera no quedan enseñanzas y volvemos a reproducirlas una y otra vez en perjuicio de las mayorías nacionales.

Desde 1810, y tras el mal llamado “grito de independencia”, nuestra incapaz clase política se sumergió en discusiones estériles sobre cómo conducir al país por el mejor camino, sin embargo, esas discusiones no estaban situadas en el interés nacional o pensando en el bienestar de todos los ciudadanos, no existía la preocupación de la soberanía, democracia, libertad, justicia o desarrollo económico, todas las discusiones de esa clase política se centraban en mezquinos intereses pers…