Ir al contenido principal

NI LA GUERRA DE ZULUAGA – URIBE, NI LA MEZQUINA PAZ DEL REACCIONARIO JUAN MANUEL SANTOS


Apoyo irrestricto al proceso de paz con justicia social

POR: ALFONSO CASTILLO GARZON

Defensor de Derechos Humanos.

Una vez definidos los candidatos que pasan a la segunda vuelta electoral para elegir Presidente de Colombia entre la dupla que guerrerista Zuluaga – Uribe y la mezquina propuesta de paz impulsada por el también reaccionario Juan Manuel Santos, la izquierda democrática y revolucionaria tienen que considerar que los dos candidatos representan maneras distintas de imponer un único proyecto social político y económico, en ambas propuestas la guerra y el modelo neoliberal, juega un papel central.

Sin embargo el sector representado por Juan Manuel Santos vocero de las clases dominantes vinculadas a los grupos financieros, ha optado por buscar una fórmula de poner fin al conflicto armado a partir de un timorato  proceso de diálogos con las FARC-EP , que reduce la paz al fin de la lucha armada. En tal sentido el papel de la izquierda revolucionaria no puede ser distinto a la de profundizar las fracturas al interior de la cúpula de poder.

papel de la izquierda es continuar impulsando la solución política negociada,  considerando que la paz no se logra con la terminación del conflicto armado, la paz que se requiere y necesita, debe entre otras circunstancias, discutir aspectos relativos al modelo de desarrollo económico, la soberanía nacional,  la renegociación de los Tratados de Libre Comercio, la superación de la impunidad de los crímenes cometidos por agentes estatales y paraestatales  contra la sociedad colombiana, la creación de un marco normativo que permita garantizar los derechos de las víctimas del conflicto armado. La paz que se requieren se  debe discutir sobre la reforma que garantice el derecho a la salud y la educación pública, universal y gratuita, se debe replantear el modelo de locomotora minero energética, respeto  a la protección del medio ambiente, abrir los canales para la discusión amplia con toda la sociedad colombiana de los términos de una asamblea nacional constituyente, discutir igualmente la necesidad de una reforma la justicia, así como, las garantías democráticas de participación, reforma al sistema electoral y acceso a los medios masivos de comunicación de todas la opciones políticas, entre otras garantías a la oposición, establecer una comisión de la verdad y esclarecimiento de las causas que originaron el conflicto, terminar la práctica de criminalización de la protesta social, así como, los montajes judiciales contra líderes sociales y procesos comunitarios que luchan por el restablecimiento de los derechos vulnerados y la creación de una sociedad con plena vigencia los derechos humanos, desarrollo de una política de generación del empleo estable y bien remunerado,  la paz que se reclama debe incorporar una amplia agenda social, que permita dar trámite y solución a graves problemáticas sociales y económicas que tiene la sociedad colombiana.

Por tal razón el próximo 15 de junio ante la segunda vuelta presidencial, es necesaria  rechazar la candidatura que propone el guerrerismo  fascista, que encarna el candidato Zuluaga –Uribe y continuar respaldando la opción que en medio de las circunstancias, abre una pequeña oportunidad al mantener el proceso  iniciado con la guerrilla de las FARC -EP, al cual debe exigírsele se amplíen para que se vinculen las guerrillas del Ejército Liberación Nacional y el Ejército Popular de Liberación, igualmente exigiendo que estos procesos se adelanten bajo la condición de cese bilateral de fuegos y hostilidades, así, mismo como exigir la renuncia del ministro de guerra Juan Carlos Pinzon,  y la exigencia para que la refrendación de los acuerdos logrados con la sugerencia en la mesa de diálogos, sea ratificado a través de un mecanismo constituyente.

El papel de la izquierda revolucionaria y los sectores populares, en este marco es, continuar la construcción del frente amplio por la paz, impulsar la movilización social, construir la unidad más amplia en torno a estos propósitos. La tarea es continuar potenciando los importantes resultados obtenidos por la alianza Polo Democrático y Unión Patriótica en las elecciones del 25 de mayo, particularmente en Bogotá, y preparar al conjunto del movimiento social, popular y democrático para los procesos electorales que se desarrollarán en el segundo semestre del año 2015 que permitan consolidar este potencial, recuperando y afianzando los poderes locales, territoriales, en consejos municipales, asambleas departamentales, alcaldías municipales y gobernaciones departamentales.

El papel es continuar apoyando la búsqueda de Paz con justicia social, preparando la movilización popular y organizando la lucha contra las políticas que surgen desde el gobierno desconocen los derechos sociales e imponen el modelo criminal de guerra y  neoliberalismo.


Bogotá, 31 de mayo de 2014.




Entradas populares de este blog

EL GOBIERNO SE PATRACIO CON LA IMPLEMENTACION DE LOS ACUERDOS:

Alfonso Castillo Defensor de derechos humanos Afiliado Unión Patriótica
Un año después de la derrota del plebiscito del 2 de Octubre de 2016, en el que una poderosa caterva de la élite política del país, le aposto a impedir el avance del acuerdo de paz y poner fin a la guerra, y logro consolidar una matriz de opinión que hoy continúa saboteando cada desarrollo de la construcción de la paz.
Después de ese oscuro día, la voluntad de los sectores democráticos logro salirle al paso a este impase y finalmente se firmó un nuevo acuerdo de paz, el 24 de noviembre en el teatro Colon en Bogotá, que se convierte en un importante instrumento para derrotar la guerra, y abrir el camino para impulsar transformaciones democráticas para un nuevo país.
A partir de ese momento, el país ha asistido a una larga lista de hechos que dejan ver claramente dos situaciones que explican la complejidad de este proceso que se ha dado en llamar la implementación de los acuerdos: De un lado una guerrilla, con todo el co…

Partido Unificado de los Comunistas Colombianos

Aportes para el debate
…Urge la unidad de los revolucionarios Por. Alfonso Castillo Garzon Militante Comunista.
Tras la firma del acuerdo final de paz en 24 de noviembre del año 2016, entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, el país ha entrado en un estado de expectativa, pero sobre todo de incertidumbre, en lo fundamental por la evidente falta de voluntad y compromiso del gobierno y el Estado Colombianos, para honrar la palabra empeñada en la firma del acuerdo final, actitud que contrasta con el gesto de la guerrilla, que ante cada incumplimiento, reitera su “inquebrantable voluntad” de cumplir lo pactado, para terminar la guerra y construir la paz con justicia social.
No sólo se trata de los evidente retrasos en la construcción de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, sino y fundamentalmente a la lentitud y oportunismo para presentar las iniciativas de ley y los decretos que concretan el cumplimiento del acuerdo por parte del gobierno. Prácticamente se pued…

LA PAZ, EN LA PATRIA BOBA

Alfonso Castillo Garzon Defensor de Derechos Humanos +57 3102125193 Blog: http://hojasuelta0.blogspot.com twitter:@castilloalfo skipe: hojasuelta1 https://www.facebook.com/AlfonsoCastilloUP

Igual que hace 200 años, el país asiste a una etapa de su vida política que en voz de muchos, es de incertidumbre, pero para algunos, también es una reedición de épocas ya transitadas de  nuestra historia y de la que pareciera no quedan enseñanzas y volvemos a reproducirlas una y otra vez en perjuicio de las mayorías nacionales.

Desde 1810, y tras el mal llamado “grito de independencia”, nuestra incapaz clase política se sumergió en discusiones estériles sobre cómo conducir al país por el mejor camino, sin embargo, esas discusiones no estaban situadas en el interés nacional o pensando en el bienestar de todos los ciudadanos, no existía la preocupación de la soberanía, democracia, libertad, justicia o desarrollo económico, todas las discusiones de esa clase política se centraban en mezquinos intereses pers…