Ir al contenido principal

Una semana para la reflexión por la paz

 Semanario VOZ editorial 1 de abril 2015

abr. 03 Edición impresaEditorial


Reconocemos el aporte que centenares de comunidades religiosas han hecho y hacen todos los días en distintos lugares de nuestro país por poner alto a la guerra, denunciar las injusticias y construir una sociedad más solidaria para todos.
Procesión de semana santa. Foto E Barrera, El Informador.
Procesión de semana santa. Foto E Barrera, El Informador.
Alfonso Castillo
Esta semana, la cristiandad conmemora la que se conoce como la Semana Mayor, con la que se reivindican los sacrificios y la muerte de un Cristo que se puso del lado de los humildes y enfrentó el poderoso imperio romano hace más de dos mil años.
Hoy, esta fecha tiene una connotación particular en el contexto colombiano, dados los importantes desarrollos del proceso de diálogos entre el gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), que avanzan en el diseño de un nuevo escenario político para el país, tras 60 años de doloroso conflicto social y armado, que ha sembrado muerte, miseria y desigualdad en campos y ciudades.
El contenido de esta semana debe estar asociado, entonces, a la reflexión de lo que debiera ser el compromiso de cada creyente en la construcción de la paz con justicia social, del fortalecimiento a la demanda para que inicien prontamente los diálogos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Ejército Popular de Liberación (EPL).
De la misma manera, la petición al gobierno de Juan Manuel Santos para suscribir un acuerdo de cese bilateral de hostilidades, así como la suspensión de todo el paquete legislativo incluido en el Plan Nacional de Desarrollo, con el que se niegan los derechos sociales y se profundiza la explotación de los recursos naturales, elementos sin los cuales no se podría hablar de paz y, por lo contrario, se profundizarán los conflictos sociales y económicos del agobiado pueblo colombiano.
Esta semana de reflexión está antecedida del importante anuncio del papa Francisco, a través del cual la jerarquía eclesiástica beatificará a monseñor Óscar Arnulfo Romero, obispo de San Salvador, asesinado hace 35 años por el ejército salvadoreño, justamente por su compromiso con los humildes de ese país. Muerte con la cual se dio inicio a una prolongada guerra civil en ese país centroamericano.
Este reconocimiento al denominado “Santo del pueblo” no es otra cosa que el llamado de la Iglesia Católica a ponerse del lado de la causa de los humildes y consagrar los esfuerzos de las iglesias al logro de una paz que signifique transformaciones reales para las víctimas y para los ciudadanos que anhelan el término de la guerra.
Reconocemos el aporte que centenares de comunidades religiosas han hecho y hacen todos los días en distintos lugares de nuestro país por poner alto a la guerra, denunciar las injusticias y construir una sociedad más solidaria para todos.
Así, esta semana debe ser la oportunidad para que todos los creyentes, las comunidades religiosas, junto con los laicos y no creyentes, juntemos nuestros esfuerzos, voces y plegarias por la paz con justicia social, democracia, verdad, reparación integral y garantías de no repetición, como lo soñamos todos los colombianos, y como seguramente también fue el sueño de Jesucristo hace más de dos mil años.


http://www.semanariovoz.com/2015/04/03/una-semana-para-la-reflexion-por-la-paz/

Entradas populares de este blog

EL GOBIERNO SE PATRACIO CON LA IMPLEMENTACION DE LOS ACUERDOS:

Alfonso Castillo Defensor de derechos humanos Afiliado Unión Patriótica
Un año después de la derrota del plebiscito del 2 de Octubre de 2016, en el que una poderosa caterva de la élite política del país, le aposto a impedir el avance del acuerdo de paz y poner fin a la guerra, y logro consolidar una matriz de opinión que hoy continúa saboteando cada desarrollo de la construcción de la paz.
Después de ese oscuro día, la voluntad de los sectores democráticos logro salirle al paso a este impase y finalmente se firmó un nuevo acuerdo de paz, el 24 de noviembre en el teatro Colon en Bogotá, que se convierte en un importante instrumento para derrotar la guerra, y abrir el camino para impulsar transformaciones democráticas para un nuevo país.
A partir de ese momento, el país ha asistido a una larga lista de hechos que dejan ver claramente dos situaciones que explican la complejidad de este proceso que se ha dado en llamar la implementación de los acuerdos: De un lado una guerrilla, con todo el co…

Partido Unificado de los Comunistas Colombianos

Aportes para el debate
…Urge la unidad de los revolucionarios Por. Alfonso Castillo Garzon Militante Comunista.
Tras la firma del acuerdo final de paz en 24 de noviembre del año 2016, entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, el país ha entrado en un estado de expectativa, pero sobre todo de incertidumbre, en lo fundamental por la evidente falta de voluntad y compromiso del gobierno y el Estado Colombianos, para honrar la palabra empeñada en la firma del acuerdo final, actitud que contrasta con el gesto de la guerrilla, que ante cada incumplimiento, reitera su “inquebrantable voluntad” de cumplir lo pactado, para terminar la guerra y construir la paz con justicia social.
No sólo se trata de los evidente retrasos en la construcción de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, sino y fundamentalmente a la lentitud y oportunismo para presentar las iniciativas de ley y los decretos que concretan el cumplimiento del acuerdo por parte del gobierno. Prácticamente se pued…

LA PAZ, EN LA PATRIA BOBA

Alfonso Castillo Garzon Defensor de Derechos Humanos +57 3102125193 Blog: http://hojasuelta0.blogspot.com twitter:@castilloalfo skipe: hojasuelta1 https://www.facebook.com/AlfonsoCastilloUP

Igual que hace 200 años, el país asiste a una etapa de su vida política que en voz de muchos, es de incertidumbre, pero para algunos, también es una reedición de épocas ya transitadas de  nuestra historia y de la que pareciera no quedan enseñanzas y volvemos a reproducirlas una y otra vez en perjuicio de las mayorías nacionales.

Desde 1810, y tras el mal llamado “grito de independencia”, nuestra incapaz clase política se sumergió en discusiones estériles sobre cómo conducir al país por el mejor camino, sin embargo, esas discusiones no estaban situadas en el interés nacional o pensando en el bienestar de todos los ciudadanos, no existía la preocupación de la soberanía, democracia, libertad, justicia o desarrollo económico, todas las discusiones de esa clase política se centraban en mezquinos intereses pers…