Cuales Garantías a la oposición?

HOJA SUELTA

Año 2 Nª 3 octubre de 2008 las opiniones aquí expresadas solo comprometen a su autor. No tiene costo. Circula cada que se requiera



Cuales Garantías a la oposición?
Por: Iván Cárdenas

Extraña forma de garantizar el derecho a la oposición política en Colombia la que ha impuesto el autoritario presidente Álvaro Uribe Vélez, durante los seis años de su gobierno, se ha hecho costumbre, las pataletas del arrogante mandatario ante las críticas que desde diferentes sectores se realizan a su gestión de gobierno.

Sin embargo el hecho más grave y preocupante, es la actitud que se asume frente a los sectores de oposición política, ante los cuales no se conforma con las pataletas, si no, que desde la política de seguridad democrática, se arman "falsos positivos", para desprestigiar y encarcelar a los lideres de la oposición, en montajes jurídicos por rebelión y terrorismo, pero también, ha acudido a aprovecharse de su popularidad mediática, para satanizar la protesta e implicar cualquier tipo de movilización popular de rechazo a la políticas gubernamentales o exigiendo cumplimiento derechos constitucionales, señalando de que éstas están manipuladas por la insurgencia e infiltradas por la guerrilla.

Lo curioso de este tipo de proceder, es que contradice las propias informaciones del gobierno que desde hace años dan cuenta de la derrota a la subversión y el triunfo de la seguridad democrática, sin embargo insiste el gobierno en señalar la infiltración subversiva en las movilizaciones promovidas por diferentes sectores entre los que se han destacado, los estudiantes universitarios que exigían el derecho a la educación pública, igual hizo con los campesinos de taraza Antioquia, cuando exigían mejorar la inversión del estado para su actividad productiva del campo, también, se apelo a este argumento cuando pobladores de la Mojana Sucreña, demandaban inversión social, se apelo al mismo remoquete, para descalificar al Polo Democrático Alternativo, señalando de estar infiltrado por la guerrilla. Ahora, ha apelado el presidente al irresponsable señalamiento, para descalificar la protesta de los cañeros que denuncian las indignas condiciones laborales, y lo hace de nuevo, acudiendo a señalamientos de infiltración por parte de la insurgencia en las movilizaciones de los indígenas en diferentes regiones del país, que con dignidad exigen al gobierno nacional el cumplimiento de acuerdos, en la entrega de tierras aptas para la producción agrícola que entre otras cosas pertenecen históricamente las comunidades indígenas.

La protesta social, es un derecho legítimo de los pueblos y los grupos sociales, contemplada en la constitución política de Colombia y respaldada por varios tratados internacionales suscritos por el estado, a las cuales Uribe no puede judicializar, ni criminalizar, ni mucho menos satanizar, inventando argumentos traídos de los cabellos. Ante lo cual trata desprestigiar con supuestos nexos de ellas con la insurgencia. Las movilizaciones de protesta por supuesto se realizan para rechazar las políticas del gobierno, en el anhelo humano de conquistar mejores condiciones de trabajo y de vida. Movilizaciones que le parece al gobierno son para desestabilizarlo o derrocarlo, situación que no debería extrañarlo o quizá le preocupa al gobierno por su propia fragilidad e ilegitimidad.

Esta situación, deja una reflexión que llama la atención, el gobierno arrogante ve infiltración guerrillera en cualquier movilización en su contra, mientras se ha negado a reconocer la gigantesca infiltración paramilitar mafiosa en los círculos más cercanos a la casa de Nariño, que ha cobijado a parlamentarios de la coalición de gobierno, a importantes y cercanos amigos suyos, al menos dos gobernadores, todos implicados por la Fiscalía General de la nación y la Corte Suprema de Justicia de tener nexos con criminales, desatando un escándalo de gigantescas proporciones que ha dado en llamarse la parapolítica. Como quien dice Uribe, "ve la paja en el ojo ajeno y no siente la viga en el propio"

Por mentiroso e ilegal Uribe debe renunciar ¡

Ante la evidencia de las pruebas, el presidente Álvaro Uribe, tuvo que admitir, que un miembro de la fuerza pública disparó su arma de fuego contra los indígenas que realizaban una movilización por la dignidad, la cual exige diálogo directo con el primer mandatario para demandar el cumplimiento a los acuerdos de entrega de tierras entre otras peticiones, también lo ha hecho para develar lo que de tiempo atrás se ha denunciado por las organizaciones sociales que miembros de la fuerza publica están implicados en violaciones y de los derechos humanos, en un intento por detener las investigaciones por la olla podrida que seguramente hay al interior de las fuerzas militares.

Más allá de estos reconocimientos, que no son ningún acto de valor, como ahora quiere hacerse ver, si no por el contrario, la comprobación de la criminalización de la protesta social y el nexo de la fuerza publica con paramilitares y narcotraficantes.

De nuevo el gobierno reconoce la verdad, cuando éste es denunciado públicamente por los medios de comunicación, igual sucedió con el uso de emblemas humanitarios en el caso de la operación Jaque. Sin embargo, lo que queda en el ambiente es la sensación de que desde el alto gobierno se estimula y promueve este tipo de prácticas, asociadas al abuso de autoridad y en todo caso la falta de respeto a las normas y a los derechos humanos, en especial y particularmente por parte miembros de la fuerza pública a los cuales se les nota el desprecio con el que observan el respeto de las normas humanitarias.

Finalmente, cabe la pregunta, si no es hora de que el presidente Álvaro Uribe Vélez renuncie, por ilegitimo e ilegal­? ante esta cadena sucesiva de mentiras por parte el alto gobierno, no solamente en el caso de las movilizaciones y el uso de armas de fuego por parte de la fuerza pública, o el uso irresponsable de emblemas humanitarios, sino también, en relación con los acuerdos que por debajo de la mesa el gobierno ha suscrito con grupos paramilitares, y en todo caso con la relación del gobierno con los dirigentes políticos asociados a la para política y a la mafia.

31 de octubre de 2008 hojasuelta0@gmail.com

Entradas populares