DERECHOS HUMANOS Y ACTO LEGISLATIVO 012



POR:  IVAN CÁRDENAS

Los últimos meses el país ha asistido a una interesante reanimación del movimiento social especialmente del Magisterio y de los trabajadores de la salud;  quienes han protagonizado multitudinarios manifestaciones,  como no se veían hace muchos años,  en rechazo al proyecto de acto legislativo 012 que actualmente se debate en el Congreso.

Esta reactivación se explica por la dimensión y alcance del mencionado acto legislativo,  que se coloca en desarrollo de las imposiciones del FMI y la Banca transnacional a nuestro país y abre campo para la privatización de esenciales servicios como lo son la educación y la salud. 

La pretensión del Gobierno al presentar el debate del Congreso al acto legislativo 012, es modificar,  el actual régimen de transferencias, safándose de la responsabilidad de aportar los recursos que por Ley le corresponde y descargándose en las lánguidas finanzas municipales,  para que sean estas las que asuman los costos totales de los servicios,  lo que significa la liquidación por falta de recursos para estos derechos fundamentales,  de los colombianos y de paso favorecer las privatizaciones. 

El interés y presión que ha ejercido el Gobierno en cabeza del Ministro de Hacienda,  Juan Manuel Santos,  y a la que se han sometido los parlamentarios.  Nos deja recordar como copia del calco,  las argumentaciones que se dieron para aprobar las respectivas leyes 100 de 1.993 y 50 de 1.993,  que dieron inicio a la transformación social de la Seguridad Social,  diciendo que a través de esta legislación todos los colombianos accederían a la seguridad social;  hoy la realidad nos indica que la seguridad social se privatizó y la mayoría de la población se encuentra excluida de los servicios de salud. 

Hoy como ayer el Gobierno y sus representantes de turno argumentan que el acto legislativo lo que busca es ampliar la cobertura y mejorar el servicio de educación y salud,  pero la realidad es que esto solo sirve para un sector muy pequeño de la sociedad,  que pueda pagar a los precios que imponga la privatización y esto por su puesto deja por fuera a la mayoría del pueblo que además de los problemas generados por la guerra y la crisis económica ahora se hace víctima del criminal modelo Neoliberal. 

En este sentido el acto legislativo 012 es de nuevo una violación del Estado colombiano a los Derechos Humanos por cuanto priva a las mayorías del Derecho a la salud y a la educación,  que siendo Derechos fundamentales consagrados  constitucionalmente,  se pretende eliminar a través del pupitrazo y seguramente con el conocido chantaje a los congresistas que de seguro se prestarán a esta maniobra orquestada por la banca transnacional. 

Urgen al movimiento social continuar y acentuar la denuncia y rechazo a esta nueva pretensión del capital de excluir a los colombianos y llevarlos a mayores niveles de miseria y hambre,  es necesario que las calles siguen siendo escuela de formación para los jóvenes,  generaciones a las que hemos visto de nuevo,  gritando y rechazando la injerencia extranjera y la privatización salud y educación.

Entradas populares