Utilidades del sistema financiero o el atraco al bolsillo de los usuarios.



Por Iván Cárdenas.

En medio de tantas noticias sobre orden público, incendios forestales, escándalos de corrupción por parte de funcionarios del alto gobierno y las más descaradas actuaciones de este, para tratar de justificar los decretos de "emergencia social" que atentan contra el derecho a la salud de la población más vulnerable de Colombia, se dio un hecho que pasó más o menos desapercibido ante la opinión pública.

La semana pasada los bancos y el sistema financiero, reportaron utilidades superiores a los 8,6 billones de pesos, durante el año 2008, el mismo año en que todo el mundo ha reportado pérdidas generadas por la crisis del sistema financiero mundial.

Resulta por lo menos sorprendente, que el sistema financiero colombiano, reporte estas utilidades, cuando la situación económica del país no es la mejor, con un crecimiento económico de 1,9% en el 2009, una cifra de desempleo cercana al 11,1% una de las más altas de América Latina, lo que hace suponer que dichas ganancias son el producto, no sólo de la especulación financiera, sino de un sistema montado para fortalecer los intereses de monopolios y banqueros capitalistas.

No se trata pues de utilidades obtenidas en el fortalecimiento de la economía, la cual está en un momento de crisis, la única forma explicar esta descarada utilidad, es la que se deriva de un favorecimiento alentado desde el gobierno, que mantiene aberrantes impuestos como el 4×1000, también se explican estas utilidades por el atraco descarado al bolsillo de los usuarios.

Así, el sistema financiero colombiano está montado en una "lógica" que favorece al banquero y afecta al cliente, actualmente la tasa de interés anual promedio al ahorro es de 3% y los intereses al crédito, en el caso de las tarjetas de crédito están alrededor del 30% anual y los créditos de consumo giran alrededor del 24% anual, lo cual genera unos márgenes de intermediación muy altos, a lo mejor de los más altos del mundo, es decir que en Colombia los márgenes de utilidad claramente son usureros, frente a lo cual el gobierno da la espalda. También están los servicios bancarios y financieros (retiros de cajero automático, consultas de saldo, retiros por ventanilla, emisión de extractos, uso de tarjeta de débito, etc.) los cuales tienen unos costos altísimos y ni qué decir de los descarados cobros del sistema UVR, a través del cual se financia o mejor, se roba una y 1000 veces la vivienda de los trabajadores colombianos.

Esta desigualdad desproporcionada, sólo puede cambiarla un sistema democrático, construido para favorecer el conjunto de la sociedad, un gobierno democrático popular, que impondrán los trabajadores en abierta lucha contra la arrogancia del capital. Entretanto, exigir que el gobierno desmonte el abusivo impuesto de 4 × 1000, además de exigirle al sistema financiero que devuelva el 30%, a través de un impuesto transitorio de emergencia social, recursos para financiar planes de construcción de vivienda de interés social o para la creación del fondo reparación a las víctimas del conflicto.
Jueves 24 de febrero de 2010

Entradas populares