6 de marzo, día de la dignidad de las víctimas


Desde el 2008, cada 6 marzo el movimiento popular y de víctimas de crímenes de estado, ha conmemorado el día de la dignidad de las víctimas, por los derechos a verdad, justicia, reparación integral y garantías de no repetición y contra la impunidad en Colombia.

Este 6 marzo se realiza nuevamente la jornada, en un claro compromiso de las víctimas, en contra de la reelección de la seguridad democrática más allá, de si se encuentra como candidato Álvaro Uribe, o no.

Tras ocho años de seguridad democrática, el país ha asistido a un empeoramiento de la situación de derechos humanos. Esta política que no es otra cosa que la prolongación de la doctrina del conflicto de baja intensidad, a través del cual se identifica a los opositores políticos, como objetivo de persecución del estado.

Así, durante la aplicación de esta política, se dio una desmovilización de los grupos paramilitares, sin embargo, esto no se tradujo en lucha contra la impunidad, tan sólo el 2% de esos desmovilizados han sido procesados jurídicamente y ninguno condenado, mientras tanto, ha sido denunciado que los grupos paramilitares se han reactivado y continúan su accionar criminal contra el movimiento popular, sindical y de derechos humanos.

La seguridad democrática también ha significado que durante la aplicación de ésta, se han desplazado 2,4 millones de colombianos, es decir cerca de la mitad de las que se han registrado en los últimos 25 años. Igualmente esta política criminal ha aumentado las cifras de ejecuciones extrajudiciales (falso positivo) a punto que la Fiscalía General de la Nación, investiga actualmente 1200 de estos crímenes cometidos por militares, la mayoría de ellos producidos bajo las órdenes impartidas por el Presidente de la República, exigiendo más resultados y ofreciendo incentivos a las fuerzas militares, para que haya más eficacia de éstas, en la lucha contra la insurgencia.

El hecho más protuberante de la seguridad democrática, es el escándalo de las Chuzadas ordenadas por el DAS (léase casa de Nariño) información y seguimientos, que se recogía para ser entregada al paramilitarismo y narcotráfico o para iniciar montajes judiciales contra los opositores políticos, en todo caso, se utilizó toda la infraestructura de la policía secreta, como un instrumento al servicio del autoritarismo, para deshacerse de personas y grupos que representaban algún tipo de oposición al presidente y a su política, tras estas Chuzadas y seguimientos, se han producido asesinatos, desapariciones, desplazamientos y encarcelamientos a miles y miles de colombianos.

Durante la ejecución de la seguridad democrática se ha incrementado el gasto en seguridad, mientras se disminuye de manera ostensible la inversión social, lo que explica la ofensiva contra la educación y la salud pública. La seguridad democrática sólo ha servido para que el desmonte del estado social de derecho y construir un modelo de estado que favorece la entrega de los recursos naturales y las riquezas del país a transnacionales, terratenientes y parapolíticos al mismo tiempo que se entrega la soberanía del territorio al permitir la instalación de más de 12 bases militares norteamericanas en suelo Colombiano.

Esta política de guerra no ha hecho otra cosa, que incorporar más civiles al conflicto armado, con la implementación de programas como, soldados campesinos, soldados por un día, red de informantes, a lo que ahora se suma la vinculación de los estudiantes universitarios y los taxistas como informantes remunerados. Al mismo tiempo se han negado las garantías a las víctimas del conflicto, las cuales en los últimos años han documentado más de 150 casos de agresión, provocando desplazamientos, detenciones arbitrarias, exilios  y 21 integrantes del movimiento de víctimas de crímenes de estado han sido asesinados.

Finalmente, exhortar al pueblo colombiano a respaldar con múltiples actividades de solidaridad con las víctimas, participando en las movilizaciones, plantones, galerías de la memoria y centenares de mítines y manifestaciones programadas en todo el país  y en varias ciudades de los Estados Unidos y de Europa, particularmente en la ciudad de Bogotá la cita es el sábado 6 marzo a las 11 de la mañana en el parque Santander.

Por: Alfonso Castillo.
Febrero 27 de 2009

Entradas populares