jueves, 6 de noviembre de 2014

Crónicas del día a día N1


Nueva imagen
Por: Alfonso Castillo Garzón
Hojasuelta0@gmail.com

Morena como la canela, ella sentada desde su trono que era una silla en el Transmilenio, en plena hora pico matutina, aislada del mundo, solo conectada de sus audífonos, de pronto y de manera meticulosa, saca de su bolso una cajita de pasta de forma  rectangular, color negro, al abrirla, se descubre un espejo y muchas pequeñas cuadriculas de múltiples colores, más amplios que el arco iris.

También sale del bolso de cuerina negro, un pequeño bolso de tela el cual contiene una cantidad impensable de frasquitos, lápices de colores, brochitas, los cuales fue usando y combinado en ejercicios pictóricos sobre su rostro, los que dejaban perder la naturalidad y ganar colorido.

El resultado una nueva imagen, alejada de aquella con la que se tuvo que afrontar el inicio de la jornada que pasa por la batalla cotidiana de abordar el atiborrado bus en un portal de Transmilenio, en el que salir  sano y salvo es una odisea.

De ella solo se contrastaba algunos rasgos personales, su grueso cabello, el poco brillo de sus ojos sus voluptuosos labios, que resaltaban con sutil brillo, y unas fatales y desatendidas uñas.


Bogotá, Agosto 2014