GOBIERNO DE ENRIQUE PEÑALOSA. UNA OPORTUNIDAD PARA EL MOVIMIENTO POPULAR?

Alfonso Castillo Garzon
Defensor de Derechos Humanos
+57 3102125193
twitter:@castilloalfo
skipe: hojasuelta1

Los 6 meses de gobierno del alcalde Enrique Peñalosa, han mostrado con Claridad la intención de la Ultra derecha, la derecha y los empresarios de la ciudad de Bogotá de retomar rápidamente espacios perdidos durante 12 años de gobiernos populares.

La derecha retomó el gobierno de Bogotá, tras un plan sistemático de 8 años, cuyo principal componente, fue bombardear, a través de los medios de comunicación a la opinión pública, creándole la sensación de que los gobiernos populares y democráticos eran un fracaso. Todo con el afán de reconquistar para los sectores económicos más poderosos, la ciudad como epicentro de negocios rentables para los grupos económicos e inmobiliarios. Así lo demuestran 6 meses de gobierno de Enrique Peñalosa que ha mostrado claramente su intención de vender todo lo posible en la ciudad. A este propósito se sumó sin duda algunos errores cometidos por los gobiernos democráticos, entre los cuales se puede mencionar: Gobernar con los opositores y representantes de los partidos de sectores económicos, la corrupción, la arrogancia y el personalismo para gobernar. Lo que finalmente dio como resultado la derrota temporal del proyecto democrático para la ciudad y el triunfo del neoliberalismo.



No obstante este este hecho, el movimiento social popular y sindical de la ciudad, debe  asumir este gobierno, como un desafío para construir la unidad más amplia, en torno a la defensa de lo público, restablecer el vínculo entre el movimiento sindical y popular, fortalecer los procesos de formación política en las comunidades y el movimiento obrero, impulsar una amplia movilización ciudadana en favor de una paz democrática, con transformaciones sociales y la defensa de un estado social de derecho que está por construirse.

Los sectores dominantes que ahora tienen el control de la ciudad, saben que este cuarto de hora, solamente les durará poco, porque pronto el pueblo reaccionara y se opondrá a todas esas políticas privatizadoras y de recorte las políticas sociales que se habían establecido en la ciudad. Por eso intentan de manera desesperada, liquidar rápidamente todo: La empresa de teléfonos, el sistema de salud pública, la educación pública de buena calidad. Las  acciones y capital, que el distrito tiene distintas empresas intentarán ser subastadas, para con esos recursos, hacer la “fiesta de la corrupción y la contratación” En beneficio de políticos corruptos, que siempre han permanecido en la ciudad pensando exclusivamente en el beneficio personal

Por ello la tarea es desarrollar un fuerte movimiento unitario de los trabajadores y los pobladores de la ciudad, para revocar el mandato del alcalde neoliberal Enrique Peñalosa y decirle adiós a todos los politiqueros y corruptos que han gobernado de siempre. Es la hora de la paz, pero esta paz que no se parece a la que pretende imponer Peñalosa o el presidente Juan Manuel Santos, que solo sirve a los intereses de unos pocos. La paz del pueblo debe ser una que traiga transformaciones sociales y soluciones reales a las problemáticas que vive el pueblo Bogotano.



Estás transformaciones sólo serán posibles, si se fortalecen los procesos de articulación, coordinación, movilización y lucha del bogotano de a pie, el que se ha visto afectado por las políticas de transporte, privatización de la salud, recortes del presupuesto para la educación, vulneración y amenaza a los derechos ambientales con la pretensión de liquidar la reserva forestal Van Der Hammer y construir viviendas que favorecen al sector inmobiliario, todos y todas a una a impulsar una amplia movilización en defensa de una Bogotá que necesita transformaciones urgentes para mejorar la calidad de vida de los habitantes de la ciudad. El movimiento popular ha asumido este desafío y lo superara.

Entradas populares