Ir al contenido principal

PUNTEO PARA UN PROGRAMA POLÍTICO EN BOGOTÁ

…Es necesario que dispongamos nuestros ejercicios organizativos

para construir la ciudad de la paz que soñamos y luchamos…

Alfonso Castillo
Defensor de derechos humanos
Afiliado Unión Patriótica

El desafío de la UP en la actual coyuntura y su proyección electoral tiene mucho que ver con la política de alianzas, la selección de candidatos y candidatas y la elaboración de un programa político que logre asociar la potencialidad que tiene momento político en la construcción de la paz, justicia y democracia, con los problemas concretos de las comunidades, vs  la profundización de la aplicación del modelo económico neoliberal, que recorta derechos, aumenta el desempleo y desmejora la calidad de vida de los ciudadanos tal como sucede hoy en la ciudad de Bogotá.

Por esta razón la Unión Patriótica debe definir con prontitud las líneas generales para la construcción de un programa de lucha, el cual debe recoger con rapidez, pero en profundidad las necesidades más sentidas de la ciudadanía en la que justamente se concreta la necesidad de mostrar un modelo de edificación de la paz. Esto es de suma importancia dado el papel de ejemplo que la ciudad tiene para el resto del país, al mismo tiempo que tiene hoy un gobierno no favorable a esa construcción con justicia social que la ciudad espera. Por el contrario el alcalde en medio de la mayor impopularidad, sigue impulsando una política de desmonte de programas sociales, atentados contra el medio ambiente y un aumento de la inseguridad ciudadana, así como una continua vulneración a los derechos humanos de los y las Bogotanas, cuando ellos y ellas se expresan en la calles exigiendo garantía  a sus derechos.

Nuestra labor como miembros de la Unión Patriótica es abrir el debate sobre la ciudad que se necesita para que la paz sea posible, desde y con el ciudadano, para lo cual se requiere que cada afiliado, articule y estimule el dialogo con la gente desde el barrio, la calle, el trabajo el parque, los sectores sociales, el trasporte público, a fin de promover la presentación de propuestas, al tiempo que se promueve la organización y la movilización ciudadana exigiendo cumplimiento o a sus requerimientos más sentidos.

Para quienes se preguntan qué es lo que vamos a hacer, es necesario tener en cuenta que la opción más viable, de no lograr una coalición de organizaciones y partidos, es inscribir candidatos y candidatas con el aval de la Unión Patriótica, por ello y en todo caso, nuestra tarea hoy es consolidar las propuestas y candidaturas nuestras, que ayuden a ser posicionados para la eventual coalición o para nuestra propia campaña.

En el propósito de recuperar para la Unión Patriótica una curul en la cámara de representantes debemos iniciar desde ya el trabajo para animar a demócratas, simpatizantes y afiliados, así como la conquista de inmensa franja de ciudadanía abstencionista para que respalden nuestras propuestas y candidatos, en una lista lo más amplia posible del espectro político social, sindical y territorial. Para este propósito no partimos de cero, las elecciones del 2014 al concejo de Bogotá, nos aproximaron a la curul al concejo, logrando el respaldo con no menos de 40.000 votos para la Unión Patriótica y sus candidatos y candidatas, está simpatías hoy debemos buscar organizarlas y movilizar para ampliar nuestra base electoral y lograr el objetivo que nos proponemos en el presente periodo.
Desde ahora mismo, y mientras en la coordinadora de la Unión Patriótica, se toman las decisiones democráticas para la política de alianzas y se desiden las candidaturas, todos los afiliados debemos avanzar en la elaboración de una plataforma que será la que impulsen nuestros candidatos y candidatas.

En este sentido se presenta en este documento un punteo de algunos elementos que deben contener ese programa de ciudad democrática que queremos para que la paz sea desde y con el ciudadano.
Una ciudad para la construcción de la paz.

La ciudad de Bogotá por su condición de capital de la república y también por la tradición desarrollada en recientes años de tener un fuerte compromiso con lo social y el desarrollo democrático, tiene ahora la responsabilidad desde sus habitantes y fuerzas vivas, de desarrollar un modelo de veeduría, implementación y construcción de la paz al servicio de los derechos de los ciudadanos y las ciudadanas, particularmente interesante de este tema del proceso de implementación es lograr que la ciudad de Bogotá se convierta en un ejemplo de participación democrática, con garantías plenas en el diseño de políticas públicas que permitan a partir de considerar las propuestas de la ciudadanía, resolver graves, históricos y crecientes problemas que tiene la ciudad, igualmente se requiere, apropiación de cada uno de los puntos del acuerdo, desarrollar políticas y programas que den desarrollo a esa potencialidad que se contienen en este pacto por la paz. Nuestros parlamentarios se convertirán en promotores de una amplia y permanente movilización ciudadana en favor de este propósito nacional.

Por un modelo democrático incluyente y en favor de los y las ciudadanas

La ciudad tiene que abocarse a la construcción de un programa social y económico, que de pleno respaldo una política social incluyente, que ordene el territorio a partir de las necesidades de sus habitantes, considerando la protección del principal potencial que tiene la ciudad como lo es el agua, diseñar políticas y programas que se permitan resolver de manera concreta el problema del empleo, el acceso a un trabajo digno y bien remunerado y las garantías para protección de la estabilidad del mismo. Para lo cual, un compromiso de nuestros parlamentarios habrá de ser, jugar ese rol de control político que los parlamentarios tienen, convocando desde la bancada democrática y territorio una acción permanente hacia las políticas púbicas del Distrito Capital.

Igualmente el programa que aspiramos construir debe plantearse la discusión sobre la infraestructura que la ciudad requiere para resolver algunos e históricos problemas cómo el trasporte público masivo, lo cual supone abrir un amplio debate sobre la construcción del tipo de metro que se requiere, al igual que el diseño de un planteamiento sobre sistema integrado de transporte público, que aún no se resuelve porque se ha pensado en favorece los intereses particulares y no en el diseño a partir de los intereses de la ciudadanía de la construcción de una empresa metropolitana de trasporte público, que resuelva las necesidades de movilidad que tienen los ciudadanos. Igualmente es necesario abocar una discusión sobre el servicio de Transmilenio el cual hoy está absolutamente colapsado y los empresarios que lo administran no tienen la audacia para resolver los graves problemas que por una ineficaz administración y pensando solamente en sus intereses económicos, permiten que este medio de transporte se haya Convertido en una alternativa tortuosa para los ciudadanos. No menos importante es abrir el debate sobre la seguridad ciudadana, son altísimos y creciente los índices de delincuencia y criminalidad en la ciudad, que es solo ha optado por soluciones policiacas, dejando en manos de un arbitrario código de polución la resolución de problemas que deberían interpretarse y enfrentarse desde perspectivas sociales y comunitarias, la bancada de la unión patriótica en el congreso, deberá entonces abrir un debate público ciudadano sobre el problema de la inseguridad, las causas, la construcción de alternativas que permitan a la ciudadanía, asumir mayores compromisos ciudadanos para enfrentar la criminalidad, que crece y se desarrolla gracias al mal ejemplo de nuestros gobernantes.

Descomposición política del régimen gobernante

El programa de la Unión Patriótica debe discutir cuál es el comportamiento ético de los gobernantes y dirigentes políticos, en ese sentido nuestro programa levanta la bandera de la lucha contra la corrupción y los corruptos, promoviendo el impulso de prácticas políticas que excluyan del ejercicio de la administración de lo público a quienes estén involucrados en cualquier grado en ejercicios de corrupción y asalto los recursos públicos, nuestros parlamentarios, de eran mantener una actitud de denuncia permanente sobre prácticas clientelistas, politiqueras y chanchulleras al interior de los ejercicios de gobierno en la administración pública de Bogotá.
Igualmente el programa deberá ocuparse de atender los requerimientos de los ciudadanos en materia de protección, desmonte de los grupos criminales, que operan en la ciudad, y por el fortalecimiento de una fuerza pública policial que le devuelva a la ciudadanía la confianza en institución, para lo cual será necesario que en un dialogo con la Policía Nacional y se establezcan medidas concretas que permitan la depuración de esa institución, retirando de ella a los elementos comprometidos en actos delictivos, abuso de autoridad y agresiones y vulneraciones a los derechos humanos de los y las ciudadanas.

Reconociendo los problemas concretos de los sectores sociales

El programa político de la unión patriótica para la cámara de representantes, debe ocuparse de atender las particularidades, e identidades de lo que se ha venido denominando las nuevas ciudadanías, sin descuidar las prácticas sociales, asociadas a aspectos tan vitales como la cultura, el deporte, la recreación, los jóvenes, las mujeres, las comunidades LGBTI, discapacitados, niños y niñas, víctimas del conflicto, y comunidades vulnerables. Aquí tenemos un amplio universo de posibilidades de reivindicar y recoger sentidas aspiraciones de la ciudadanía, que en el último periodo ha visto frustrada su posibilidad de inclusión, el reconocimiento de derechos y posicionamiento social y político que se requieren en una sociedad democrática para la construcción de la paz.

Nuestro programa político debe incluir la reivindicaciones más sentidas de la ciudadanía, en todo caso siempre aclarando que una campaña a la cámara de representantes no tiene posibilidades de atender las múltiples inquietudes de los ciudadanos, por eso y en este sentido las propuestas que se presentan en el programa deben partir de la explicación a la ciudadanía que la función del representante a la cámara como senador de la república es hacer llamados de control político a los funcionarios, encargado del desarrollo de políticas y programas que resuelva la problemática de las comunidades.

La tarea es entonces muy clara, profundizar el acercamiento de nuestros activistas, dirigentes y candidatos, con los procesos comunitarios, las organizaciones sociales y políticas que hacen presencia en los territorios, y un esfuerzo no menos importante que permita concretar las inconformidades ciudadanas en procesos organizativos y de movilización por exigencia a los derechos hoy vulnerados por la actual administración.


Bogotá, 20 de septiembre 2017 

Entradas populares de este blog

GOLEADA A LAS VÍCTIMAS Y A LA PAZ.

Alfonso Castillo Defensor de los Derechos Humanos hojasuelta0@gmail.com
“La alegría por el triunfo de la selección,  no alcanza para calmar la tristeza, por la goleada a las víctimas y a la paz  que propinó la ultraferecha al sabotear la JEP.”

Muy lejos está ahora para las víctimas la esperanza qué género el proceso de paz logrado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, para decirlo con claridad albergamos la ilusión que tras este acuerdo, , los Derechos a la verdad, a la justicia, a la reparación integral y en las garantías de no repetición, tendían un lugar en el escenario político de nuestro país, sin embargo y con el pasar de los días y ante el fortalecimiento de la ultraderecha en Colombia, esas esperanzas parecen desvanecerse, como también sucede con el entusiasmo de las víctimas para organizarse y seguir luchando.
Nuestro sentimiento transitorio de frustración tiene que ver con la actitud que desde hace muchos años tiene el gobierno para garantizar los derechos efectivos…

EL GOBIERNO SE PATRACIO CON LA IMPLEMENTACION DE LOS ACUERDOS:

Alfonso Castillo Defensor de derechos humanos Afiliado Unión Patriótica
Un año después de la derrota del plebiscito del 2 de Octubre de 2016, en el que una poderosa caterva de la élite política del país, le aposto a impedir el avance del acuerdo de paz y poner fin a la guerra, y logro consolidar una matriz de opinión que hoy continúa saboteando cada desarrollo de la construcción de la paz.
Después de ese oscuro día, la voluntad de los sectores democráticos logro salirle al paso a este impase y finalmente se firmó un nuevo acuerdo de paz, el 24 de noviembre en el teatro Colon en Bogotá, que se convierte en un importante instrumento para derrotar la guerra, y abrir el camino para impulsar transformaciones democráticas para un nuevo país.
A partir de ese momento, el país ha asistido a una larga lista de hechos que dejan ver claramente dos situaciones que explican la complejidad de este proceso que se ha dado en llamar la implementación de los acuerdos: De un lado una guerrilla, con todo el co…

Reseña congresos del Partido Comunista Colombiano

*Alfonso Castillo, militante comunista. Antecedentes

El presente documento presenta los lineamientos generales, que permite tener una valoración del conjunto de la historia del Partido Comunista Colombiano durante 87 años de lucha por las transformaciones en favor de los intereses populares, la construcción de la paz y la lucha por el socialismo. Esta valoración se hace a partir de una compilación o reseña histórica de los congresos del partido, sus principales decisiones y alguna caracterización de la época en que él se realiza. Se espera que este abre bocas concite y contribuya a abrí muchas investigaciones sobre o historia de las luchas del PCC.

El contexto en el que surge el Partido Comunista es el de una amplia tradición antiimperialista, de organizaciones de como los núcleos de artesanos, de trabajadores fabriles y una intelectualidad reducida que habían generado un importante manifestación de protesta contra lo que se denominó en su momento el asalto del gobierno norteamericano qu…