Ir al contenido principal

EL GOBIERNO SE PATRACIO CON LA IMPLEMENTACION DE LOS ACUERDOS:

Alfonso Castillo
Defensor de derechos humanos
Afiliado Unión Patriótica

Un año después de la derrota del plebiscito del 2 de Octubre de 2016, en el que una poderosa caterva de la élite política del país, le aposto a impedir el avance del acuerdo de paz y poner fin a la guerra, y logro consolidar una matriz de opinión que hoy continúa saboteando cada desarrollo de la construcción de la paz.

Después de ese oscuro día, la voluntad de los sectores democráticos logro salirle al paso a este impase y finalmente se firmó un nuevo acuerdo de paz, el 24 de noviembre en el teatro Colon en Bogotá, que se convierte en un importante instrumento para derrotar la guerra, y abrir el camino para impulsar transformaciones democráticas para un nuevo país.

A partir de ese momento, el país ha asistido a una larga lista de hechos que dejan ver claramente dos situaciones que explican la complejidad de este proceso que se ha dado en llamar la implementación de los acuerdos: De un lado una guerrilla, con todo el compromiso de cumplir y transitar a un proyecto político, así se han trasladado a las zonas veredales, aunque ellas nunca estuvieron en condiciones dignas, se cumplió con el desarme y con la entrega de bienes, aunque la gran prensa y el gobierno trataron de ridiculizar este compromiso, se entregaron los menores de edad y se integró el nuevo partido, se participio en la conformación de listados de los integrantes de las FARC, aunque el gobierno se intenta lavar las manos, acusando a las FARC de “meter” narcotraficantes  en el listado de 13.000 integrantes , como si la confección de este listado no fuese tarea conjunta y labor no cerrada y sin considerar que se trata de un ejercicio, se hace sin base de datos, porque la guerrilla era un ejército clandestino y compartimentado.

No se puede decir lo mismo del compromiso del gobierno, que no fue capaz de construir los campamentos en las ZVTN, tampoco cumplió el procedimiento de consulta ciudadana para elaborar los proyectos de Ley del Fast-track, no ha facilitado la libertad de los presos de las FARC y sabotea el proceso de reintegración de guerrilleras y guerrilleros.

La discusión de las leyes en el congreso, han servido para que parlamentarios impongan una renegociación del acuerdo y el gobierno se ha prestado para ese chantaje; igualmente hoy son precarias las condiciones humanitarias en las ZVTN.

Todos estos incumplimientos, muestran claramente la “PATRACIADA” del gobierno frente a lo pactado con la guerrilla.  El 24 de noviembre en el teatro Colon. Ahora bien; sobre este incumplimiento, no hay que llamarse a engaños, el gobierno y Juan Manuel Santos no tiene ninguna voluntad en cumplir, y esto no tiene que ver como lo dicen algunos, con el poco respaldo que tiene el presidente, o que se trata de un problema con algunos funcionarios que sabotean lo que el presidente ordena u otras tantas excusas.

Es mejor no equivocarse, Santos es por naturaleza un traicionero, o de que otra manera se puede leer, la orden de asesinar a Alfonso Cano, con quien estaba dialogando para dar forma al incidió de dialogo FARC_Gobierno. La actitud del presidente es natural a su clase, la elite colombiana, no quiere y no le interesa cumplir lo pactado, quieren como clase dominante una paz vacía, sin cambios y transformaciones democráticas y sociales, así se debe entender la lentitud, con la que el gobierno elabora los decretos e iniciativas legislativas, que materializan la implementación del acuerdo. No se puede ser ingenuo, este gobierno poco se interesa en seguir el espíritu del acuerdo, por cuanto solo se interesó en la desmovilización de la guerrilla.

De otro lado no se debe descuidar la forma de proceder del gobierno que impulsa una política social, presupuestal, minero energética y de respeto y protección delos derechos humanos, con el desarrollo del código de policía, entre otras, que a todas luces van en contravía de la construcción de una paz duradera y estable en el país.

Es por esta razón, que es necesario que demócratas y amigos de la paz, tengan claro cómo actuar en este compleja pero esperanzador momento político. En primer lugar, defender el potencial transformador del acuerdo final; en tanto que desde él se debe impulsar un gran movimiento que exija al Gobierno el cumplimiento de lo pactado, esta movilización política es con la gente y en la calle, pero también con articulación del movimiento democrático y popular que debe superar su dispersión e incluir la bandera de la paz en sus luchas.

De otro lado, es necesario seguir denunciando a sectores de la derecha y ultraderecha, que metiendo miedo y engaño, sigue generando confusión y oposición al acuerdo y de alguna manera favoreciendo la continuidad de la guerra, así como el fomento y promoción del paramilitarismo como aparato criminal para sabotear y criminalizar a quienes promueven la paz, la justicia y la verdad. En este sector se agrupan Uribistas-Vargas-Lleristas-Santistas, el Fiscal General de la Nación, algunos dirigentes mal llamados demócratas, que de conjunto y enarbolando un discurso anti FARC tratan de ocultar el pánico que les da aspectos tan importantes del acuerdo final, como es la Justicia Especial para la Paz y particularmente la Comisión de la Verdad.

Un aspecto no menos importante, es continuar promoviendo la Catedra y Pedagogía para la Paz, y con ella desarrollar un acción sistemática sobre organizaciones sociales, populares, sindicales, para explicar los alcances, desarrollos, dificultades, potencialidades y esperanzas que tiene cada uno de los puntos del acuerdo: 1)  Reforma Rural Integral:  2) Participación Política : 3) Acuerdos sobre victimas (Sistema general de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición: 4) Drogas de uso ilícito: 5) Acuerdo sobre género.  Este trabajo debe dirigir a acciones específicas a la juventud y a las mujeres.

También es importante promover la solidaridad con el nuevo partido de FARC, acompañando sus denuncias y tal como se prevé, rodeando las zonas veredales, protegiéndolas de amenazas del paramilitarismo y ultraderecha, así como brindar solidaridad material con centenares de hombres y mujeres que le están apostando a la construcción de una patria nueva. En este aspecto no olvidar las exigencias de libertad a los miles de prisioneras y prisioneros que exigen cumplir lo pactado, sin olvidar la demanda al gobierno colombiano y norteamericano para la libertad de los guerrilleros presos en cárceles gringas.

No menos importante vincularse a las batallas políticas de movilización, contra la política, social y económica del gobierno, en especial la semana de indignación del 9 al 12 de octubre, y la campaña electoral del 2018 -2019, y vinculándose a la movilización contra la corrupción, diferenciándose de oportunistas y politiqueros, fortalecer la lucha contra el modelo económico, no menos importante, la defensa de los DDHH y el respaldo a el dialogo con el ELN. Igualmente y sin duda por la defensa de la revolución Bolivariana de Venezuela y los procesos democráticos y revolucionarios de América Latina con cuba a la cabeza.

Es la hora de desenmascarar al gobierno elitista y violento de Juan Manuel Santos, así como a la elite de derecha y ultra derecha, que quieren mantener sumergido al país en la “horrible noche de la guerra”, el pueblo debe movilizarse y exigir su derecho a la paz.


Bogotá 3 de octubre de 2017.

Entradas populares de este blog

GOLEADA A LAS VÍCTIMAS Y A LA PAZ.

Alfonso Castillo Defensor de los Derechos Humanos hojasuelta0@gmail.com
“La alegría por el triunfo de la selección,  no alcanza para calmar la tristeza, por la goleada a las víctimas y a la paz  que propinó la ultraferecha al sabotear la JEP.”

Muy lejos está ahora para las víctimas la esperanza qué género el proceso de paz logrado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, para decirlo con claridad albergamos la ilusión que tras este acuerdo, , los Derechos a la verdad, a la justicia, a la reparación integral y en las garantías de no repetición, tendían un lugar en el escenario político de nuestro país, sin embargo y con el pasar de los días y ante el fortalecimiento de la ultraderecha en Colombia, esas esperanzas parecen desvanecerse, como también sucede con el entusiasmo de las víctimas para organizarse y seguir luchando.
Nuestro sentimiento transitorio de frustración tiene que ver con la actitud que desde hace muchos años tiene el gobierno para garantizar los derechos efectivos…

Reseña congresos del Partido Comunista Colombiano

*Alfonso Castillo, militante comunista. Antecedentes

El presente documento presenta los lineamientos generales, que permite tener una valoración del conjunto de la historia del Partido Comunista Colombiano durante 87 años de lucha por las transformaciones en favor de los intereses populares, la construcción de la paz y la lucha por el socialismo. Esta valoración se hace a partir de una compilación o reseña histórica de los congresos del partido, sus principales decisiones y alguna caracterización de la época en que él se realiza. Se espera que este abre bocas concite y contribuya a abrí muchas investigaciones sobre o historia de las luchas del PCC.

El contexto en el que surge el Partido Comunista es el de una amplia tradición antiimperialista, de organizaciones de como los núcleos de artesanos, de trabajadores fabriles y una intelectualidad reducida que habían generado un importante manifestación de protesta contra lo que se denominó en su momento el asalto del gobierno norteamericano qu…