jueves, 25 de febrero de 2010

UN PARTIDO PARA LA ACCION, LA ORGANIZACIÓN Y LA TOMA DEL PODER



Por Ivan Cardenas
Militante del PCC Bogota

Fundado el 17 de julio de 1930, el PCC hace parte de las organizaciones que creemos y luchamos por otra Colombia posible, somos una organización revolucionaria de hombres y mujeres libres, orientados por el marxismo – leninismo, que se complementa con el pensamiento latinoamericano, nos declaramos herederos de los comuneros, Simón Bolívar; y centenares de hombres y mujeres que ofrendaron su vida por la libertad, independencia; soberanía y la Justicia Social para todos y todas.

El Partido Comunista esta conformado por obreros, campesinos, artesanos, artistas e intelectuales, empleados, jóvenes, mujeres, comerciantes, industriales, desplazados y luchadores sociales y populares que con disciplina, convicción y trabajo forjamos una sociedad democrática y acercamos el socialismo para Colombia.

Nuestro compromiso, desde la fundación del partido ha estado ligada a conquistas como, la Jornada Laboral de 8 horas, la contratación colectiva, la tierra para los campesinos, vivienda para los destechados, lucha contra la dictadura y el militarismo, una ampliación de derechos civiles, económicos, políticos y culturales, por la nacionalización del petróleo y los servicios públicos, contra la prolongación de la guerra y más recientemente contra la privatización de la salud, la educación y las riquezas naturales, así mismo nos opusimos al referendo y a la reelección de Álvaro Uribe Vélez, exigimos respeto a la soberanía nacional rechazamos el TLC y desconocemos el proceso de negociaciones y de movilización paramilitar porque este encarna y encubre horrorosos crímenes contra el pueblo colombiano que pasan por el genocidio contra la UP, los grupos étnicos, exterminio al movimiento sindical, el desplazamiento la desaparición forzada y el despojo de millones de hectáreas al campesinado crímenes que están quedando en la impunidad con este gobierno.

El partido comunista esta convencido de la posibilidad de consolidar un nuevo país desde la UNIDAD de diversos sectores democráticos y revolucionarios por ello hoy hacemos parte del movimiento de movimientos que es el Polo Democrático Alternativo y empujamos con nuestra actitud cotidiana la realización del proyecto de país pluralista, democrático y popular que el PDA encarna.

El logro de este proyecto requiere sumar los más amplios esfuerzos de hombres y mujeres anhelantes de una patria nueva, por ello amigo le invitamos a hacer parte de este propósito que es suyo también, lo convocamos a ser parte del PCC, del partido de la vida y la esperanza y construir esta nueva y necesaria patria para los excluidos, trabajadores y pobres de Colombia.

El partido para la accion y la movilización popular

Múltiples son las preocupaciones en torno al tema de la reconstrucción orgánica del Partido Comunista, que deben discutirse en el marco de la conferencia nacional del partido a realizarse en el mes de junio de 2007,

desde una perspectiva organizativa la realización de la conferencia nacional del partido de permitir a aumentar la discusión sobre temas  que solo han sido esbozados rápidamente en los últimos eventos nacionales, como por ejemplo la conferencia nacional ideológica y el 19 congreso del partido, en tal sentido la preparación de esta conferencia debe convocar a la estructura partidaria a discutir aspectos como, la vigencia de los principios leninistas de organización, su aplicabilidad para la época presente y para el partido que actualmente se tiene.

Discutir entonces, de la pertinencia y aplicación del centralismo democrático, la crítica y autocrítica, la dirección colectiva, la planificación y el control, la unidad ideológica y política de los comunistas. También  es necesario en la preparación de la presente conferencia,  convocar a la militancia comunista a la discusión sobre la vigencia de la célula, su papel como puente o mediador, entre partido y el pueblo, la necesidad de convertir a esta como factor dinámico, en la toma de iniciativas para el logro de transformaciones inmediatas de la comunidad de la circunda.

Otro aspecto,  no menos importante en la discusión de esta conferencia, debe ser la apropiación desarrollo y cualificación del tema de la combinación adecuada de todas formas de lucha, este aspecto no puede seguir siendo factor de división entre revolucionarios y comunistas, que privilegian una forma de lucha en detrimento de otras,  o, los que simplemente las colocan en contra posición una con  otra, lo que a la larga, se traduce en un desvirtuamiento de esta construcción  y aporte teórico practico de los Comunistas Colombianos.

Debe retomarse también el tema discutido ya en el pasado en relación con la construcción de un partido de cuadros o un partido de masas, una y otra discusión deben entonces ayudarnos a resolver el tema que hoy nos preocupa el entronque con los anhelos, necesidades, y aspiraciones del pueblo colombiano, este aspecto en particular debe ayudarnos a resolver el problema de nuestra pérdida del vínculo orgánico  y movilizador con el pueblo.

El debate de estos aspectos tiene que redundar necesariamente en el fortalecimiento de la identidad comunista y consecuentemente en el aumento con el compromiso  que como militantes revolucionarios tenemos con nuestra tarea histórica, que no es cosa distinta que la revolución social.

La discusión de la militancia, en la preparación de esta conferencia debe en igual sentido, referiremos a la tarea de la lucha contra fenómenos que en la presente etapa  y en el inmediato pasado, han causado tanto daño al interior de las filas del Partido Comunista como lo son el caudillismo, el oportunismo y la corrupción.

De igual manera, el debate debe  aproximarnos a la percepción, sobre nuestro discurso, su contenido y la metodología que estamos usando para acercarnos a la sensibilidad del pueblo colombiano, aprender más del sujeto con el que trabajamos, e interpretar de mejor manera las frustraciones, miedos y aún motivaciones sociológicas de la sociedad.

No menos importante en la preparación de la conferencia, debe ser la discusión entorno al significado y contenido de la palabra “militante revolucionario”, su vigencia, profundidad y la relación de esta con la  vocación de poder, lo que se traduce en una continua generación de iniciativas y dinámicas, que hoy no se presentan tan claras entre la militancia.

Estos temas sin duda, los deben llevar entonces a la convicción, que cuando decimos comunistas, también estamos significando revolucionario, conspirador, Insurgente, en todo caso, luchador social contra el régimen establecido, lo que debe también entonces hacer suponer que esta práctica nos coloca como objeto de persecución por parte de quienes estén en el poder, por consiguiente la obligación de elevar la vigilancia revolucionaria, apropiado métodos, prácticas y ejercicios de autoprotección, preservación, defensa y seguridad de la actividad partidaria tanto en su estructura, como en la vida e integridad de sus militantes.

Particularmente hace falta profundizar en la discusión los del trabajo queremos desarrollar entre los jóvenes, las mujeres, sectores estos de vital importancia  en las actuales circunstancias sociales de  nuestro país.

Igualmente ha de discutirse, como superamos el problema del activismo coyuntural y adoptamos una práctica permanente de formación ideológica, que permita a nuestros cuadros destacados en diferentes fuentes de trabajo asumír el  compromiso con responsabilidad y  sin faltar a los principios, a la integridad del partido,  y por supuesto en plena disposición a la batalla de ideas en el mundo actual. Esta preparación ideológica debe, dar el temple a nuestros militantes para hacerle crítica a la ofensiva ideológica de derecha y centro que permanentemente intenta cooptar a nuestros mejores cuadros para neutralizarlos o para sacarlos de la escena política.

Otro tema no menos importante, para abordar en la preparación de la conferencia partido ha de ser, el de seguir con mayor propiedad, continuidad y responsabilidad la urbanización de la lucha, es decir, la necesidad de que el partido apropie  de una vez y de  manera definitiva los temas relativos al desarrollo de la lucha social en las grandes ciudades, en las que actualmente, nos encontramos al margen de la dinámicas  que son impuestas por otros sectores. Temas como: el espacio público, los servicios públicos domiciliarios, el transporte masivo y la movilidad urbana, los vendedores ambulantes, el ordenamiento territorial, los planes de desarrollo, la participación ciudadana y la gobernabilidad local, entre otros, son de obligatorio estudio de los comunistas que desarrollamos trabajo en las ciudades.
No obstante lo anterior, no se trata, de negar nuestro compromiso y a la vez profundizar la reflexión sobre la importancia, que para los comunista reviste el trabajo del sector agrícola, cada vez más olvidado en estas reflexiones y por supuesto en nuestras iniciativas y orientaciones para este importante y fundamental sector de la vida social, política y  económica del país.

Es importante y necesario reabrir el debate sobre " los sectores estratégicos" en los cuales la militancia del partido no  ha pasado de repetir la consigna sin lograr que esta se traduzca en desarrollos organizativos, es decir, se trata de llevar a la militancia a una discusión que le permita apropiar el papel de los sectores estratégicos y ante todo el desarrollo de planes de de trabajo que efectivamente nos permitan consolidar nuestra presencia en ellos.

También debe valorarse, el tema cada vez menos practicado entre nosotros, en relación con la política de cuadros, el seguimiento y control de las tareas por parte de los dirigentes, la preocupación por la elevación de su cualificación personal, profesional y política, la adecuada promoción, su militancia de base, la identidad con la línea y la política tratada por los congresos la disciplina, entre otros,  son aspectos de urgente y palpitante actualidad.

No menos importante en la discusión debe referirse, a la atención la estructura, para lo cual es importante el establecimiento de una comisión de organización en capacidad de atender las reuniones de toda la estructura, direcciones radiales reuniones de células funcionamiento de las comisiones auxiliares de trabajo.  se debe estimular  que la atención sea permanente y continua y en el caso de la visita a los regionales se deben promover las giras de larga y media duración.

Desde la secretaría de organización, se debe  llevar un inventario de las fechas horas y sitios de reuniones de estas estructuras y promover la participación de los miembros de la dirección en estas. Es labor del organizador garantizar el conocimiento, apropiación y cumplimiento de los principios leninista de organización. Sin llegar a extremos se debe velar por el cumplimiento cabal de los estatutos, promover la iniciativa de los militantes para adecuar las tareas partidarias al marco específico de su radio de acción, exigir la elaboración control y evaluación de planes de trabajo. Desde la dirección del partido en Bogotá y particularmente de la comisión de organización es importante que se indique a las estructuras partidarias la importancia de apropiada y desarrollar trabajos que nos conecten realmente con la problemática urbana y su entorno más inmediato