jueves, 13 de noviembre de 2014

En que queda la protección de personas en riesgo?

Bogotá, 13 de noviembre de 2014

Doctor
ALONSO MIRANDA
Sub director UNP

Ref: En que queda la protección de personas en riesgo?

Respetuoso saludo,
El día miércoles en la noche recibí notificación de la negativa a expedir tiquetes y autorización para que mi escolta PEDRO RIVERA, viaje en misión de trabajo a la Guajira donde desarrollare actividades de victimas y derechos humanos este próximo fin de semana.

Debo manifestar mi preocupación y rechazo a esta decisión administrativa, en la que se argumenta  “Nos permitimos informar que una vez analizados los criterios dispuestos por la entidad para la aprobación de la comisión requerida para los hombres de protección asignados para su seguridad, No se encontró viable la aprobación de la misma, en el lugar y fecha que soportan la presente respuesta.

Lo anterior, teniendo en cuenta que la Unidad Nacional de Protección dispone de recursos limitados para la atención de los múltiples requerimientos hechos por parte de sus beneficiarios, que impiden en esta ocasión, la disposición de los recursos físicos y humanos por usted requeridos.
” Lo cual me motiva entonces a preguntar, cuales son los dichosos criterios que se consideren si, como es mi caso “ostento” según sus propios criterios riesgo extraordinario, y estoy solicitando protección para una zona, que como se sabe públicamente está dominada por múltiples bandas y grupos paramilitares que ejercen y han ejercido su accionar criminal en complicidad con las autoridades, como se conoció recientemente a propósito del destituido gobernador de la Guajira, sin que hasta la fecha se sepa que ese departamento haya superado estas situaciones de criminalidad. Adicionalmente la solicitud de mi tiquete vía Riohacha fue negada porque no había cupo en clase económica y me toca viajar terrestres desde Santa Marta hasta Riohacha.

Qué responsabilidad puedo tener yo en que la delincuencia se halla enquistado al interior de la UNP, y se robara los recursos asignados para la seguridad de personas en riesgo. No resulta razonable que ante las peticiones de protección se aduzcan argumentos baladíes y peregrinos como la falta de presupuesto o el falso criterio de la austeridad.

Responsabilizo a la UNP, de cualquier situación que afecte mi integridad y seguridad, al considerar que la negativa para autorizar la protección es negligente y atentatoria de mi seguridad.
Atentamente,

ALFONSO CASTILLO GARZON
Militante PCC – UP
Defensor de Derechos Humanos


CC:         Juan Fernando Cristo Ministro del Interior

                Medios de Comunicación