Con las victimas el 9 se mueve la paz…



Por: Alfonso Castillo Garzón
Defensor de Derechos Humanos y de victimas





Colombia asiste a un momento excepcional, en el anhelo de edificar la paz con justicia social, a partir de poner fin al prolongado y doloroso conflicto armado, en el que se encuentra sumergido hace más de 60 años nuestro país. Como nunca antes, los diálogos de paz entre el gobierno y las guerrillas, especialmente las FARC-EP, habían alentado tanto el sueño de concretar esta necesidad del pueblo, se ha avanzado en el desarrollo del agenda propuesta, en la cual hay acuerdos parciales, se ha logrado la participación de las víctimas y las mujeres en diálogo directo con los negociadores, las cuales han sido escuchadas por las partes, hoy están participando militares activos para acordar los términos de la dejación de armas y el desescalamiento del conflicto, también ha empezado un interesante acompañamiento del gobierno de los Estados Unidos en la mesa de diálogos, las FARC-EP, ha mantenido por dos meses continuos una tregua unilateral, además de un importante acuerdo de desminado y  continuamente  hace propuestas para abrir el debate nacional en torno a los temas de la agenda. Este esfuerzo es necesario fortalecerlo con el pronto inicio de los diálogos con la guerrilla del ELN y del EPL. 


Sin embargo, el proceso tiene enemigos poderosos que a diario manifiestan su inconformidad con el proceso y lanzan diatribas contra sus desarrollos. Al mismo tiempo el gobierno de Juan Manuel Santos, ha mantenido una ambigüedad peligrosa, tanto al mantener en el gobierno voces que alimentan la guerra, al tiempo que desarrolla una agenda legislativa y una política social y económica contraria a lo acordado en la Habana y a los intereses de la mayoría de los colombianos. Igualmente persisten la estigmatización al movimiento social y la criminalización al a protesta social, se mantienen las violaciones a los derechos humanos en particular a los líderes sociales, sindicalistas, defensores y defensoras de derechos humanos, entre otros.


Ante este panorama, diversas organizaciones de la sociedad, amigos de fortalecer el diálogo para poner fin al conflicto armado, provenientes del más amplio espectro social, político, popular acompañados por la administración del Distrito Capital, han considerado necesario realizar nuevamente una movilización ciudadana en favor de la paz con justicia social y el cese bilateral del fuego y las hostilidades, movilización que pretende animar a los más amplio sector del pueblo colombiano a tomar calles y plazas, para convertirlos en epicentro de paz con justicia social, en rechazo a quienes quieren el país continúe en guerra, profundizando la miseria, el dolor y el atraso como nación.


Se realiza esta movilización el día 9 de abril, por la connotación histórica que entraña esta fecha, dado que en ella fuera asesinado el líder Jorge Eliécer Gaitán, fecha desde la cual el país encuentra sumergido en un oscuro y permanente período de violencia, del cual pareciera hoy verse el final del túnel, igualmente esta fecha, ha venido constituyéndose en fecha emblemática para reivindicar los derechos de las víctimas del conflicto armado, que aún hoy continúan reclamando las condiciones efectivas que permitan garantizar el derecho a la verdad, reparación, justicia, garantías de no repetición y derrota de la impunidad.

Esta jornada intenta convertirse en la continuación de un poderoso movimiento cultural que le permita a la nación entera reconstruir la noción de territorio, soberanía, dignidad y la nueva historia en la que todos y todas participemos activamente, en la edificación de las bases de nuevo país, incluyente, diverso, tolerante, en el que se garantice a cada uno de los habitantes del territorio el acceso pleno y disfrute de todos los derechos humanos. Igualmente que saludamos y nos vinculamos a la convocatoria a la cumbre mundial del arte y la cultura por la paz que se llevara a cabo en Bogotá del 6 al 11 de abril.

Invito a todos y todas las colombianas sin distingo de edad, raza, sexo, ideología, credo religioso u condición social, a contribuir para que este próximo nueve de abril, día de la dignidad de las víctimas, existan miles de expresiones ciudadanas y populares en todo el país, convirtiendo esta fecha en el nuevo amanecer que reclama la socia colombiana para culminar este largo y doloroso nueve de abril, que todos y todas estamos dispuestos a terminar.


Bogotá, Marzo 10 de 2015

Entradas populares