Enseñanzas del triunfo del NO




Alfonso Castillo Garzon
Defensor de Derechos Humanos
+57 3102125193
twitter:@castilloalfo
skipe: hojasuelta1

Los inesperados e impactantes resultados del plebiscito del 2 de octubre, han provocado una verdadera crisis política en el país, al punto de generar incertidumbre sobre el futuro del proceso de diálogo con las Insurgencias, tanto de las FARC como del ELN,  pero sobre todo gran desilusión en una buena parte de la población Colombiana que había sembrado la esperanza en que este momento daba para pensar en el comienzo del fin de la larga y cruenta guerra de 60 años por todos y todas sufrida.

Más allá de esta situación, debemos profundizar en la reflexiones sobre este momento a fin de sacar las lecciones que permitan corregir los errores y potenciar los aciertos, dados en el desarrollo de la campaña que acaba de culminar

Comparto algunas inquietudes sobre el triunfo del NO.

1.   Los promotores del SÍ pecamos de exceso de triunfalismo y confianza en la segura victoria, quizá animados en la tesis peregrina, de una campaña promovida por el gobierno y los partidarios del mismo ya tenía las mayorías aseguradas, sin embargo, cierto fue, que ni el gobierno, ni la cúpula de poder, hicieron campaña, no movieron sus clientelas y maquinarias, sólo se dedicaron a figurar en grandes eventos y posar para las entrevistas, mientras sus bases clamaban por explicaciones sobre el acuerdo, en muchos casos, la gente bajo la guardia y dejó de hacer campaña puerta a puerta y aún faltó mover mucho más las redes sociales en favor de la necesidad de poner fin a la guerra.

2.   Nos faltó comprender el carácter “especial” de este tipo de campanas, que no promovía un individuo a un cargo de elección concreto, aquí se trataba de posicionar la necesidad de terminar la guerra, lo que demanda un esfuerzo pedagógico y didáctico, que no fue desarrollado plenamente por todos y todas. En muchos casos nos conformamos con ejercicios burocráticos de unidad y grandes actos de convencidos, cocinándonos en “nuestra propia salsa”.

3.   Tan confiados estábamos en el triunfo del SÍ, que la noticia de la pérdida nos tomó por sorpresa y sin Plan B, tal Cómo le sucedió a los promotores del NO, pero que en nuestro caso es inaceptable que esto haya sucedido, porque debemos actuar con un plan alterno, en todas las circunstancias, para evitar en lo posible improvisaciones y actuaciones emocionales o caprichosas, frente a una coyuntura tan difícil y compleja como esta.

4.   A pesar de las múltiples lecciones que nos han dejado experiencias pasadas, fuimos incapaces para construir una campaña unitaria y coordinada, la campaña por SI, tampoco logró qué sectores de Defensores, trabajadores e izquierdas, impulsáramos una acción concertada y unificada, que lograr posicionar una imagen central y un logo o lema de la campaña, ni una coordinación de agendas que permitiera al menos ampliar la cobertura escenarios donde no habíamos llegado antes, en muchos casos repetimos esfuerzos publicitarios y pedagógicos sobre una misma comunidad, descuidando otras.

5.   La campaña entre sectores de izquierda parecía más una feria de vanidades y egós, una competencia por disputarse la simpatía de convencidos, que no una la campaña para aprovechar el “momento histórico” como se decía.

6.   Nuestra labor pedagógica y comunicativa fue dispersa y no logró contrarrestar suficientemente los argumentos o pataletas rabiosas del NO, todo ello reconociendo la creatividad y esfuerzo de nuestros y nuestras comunicador@s.

7.   La mejor enseñanza de este proceso, es no confiar en Juan Manuel Santos, por su hipocresía y  actitud mezquina y ególatra, frente a la construcción de la paz con todos y todas. Por supuesto tampoco confiar en una eventual alianza de viejos compadres, como lo son Santos-Uribe, que con seguridad afianzaran la impunidad, que pretenden las guerreristas élites de nuestro país.

El plebiscito no es ni más faltaba, la última batalla del movimiento Popular, democrático de este país, tenemos que aprender las lecciones de cada momento para no repetir los yerros en futuras batallas, como lo pueden ser: La defensa del cese bilateral al fuego, la implementación amplia y democrática de los acuerdos de La Habana, La derrota de la regresiva reforma tributaria, la revocatoria al mandato de Enrique Peñalosa, la lucha contra el modelo capitalista y otras tantas batallas pendientes en la construcción de la paz, la democracia y la justicia social

Persistir en la labor pedagógica y el trabajo popular haciendo énfasis en desmontar el mensaje rabioso, cargado de odio y venganza que promueven las elites y los grandes medios de comunicación, procurando transmitir esperanza y optimismo sobre la construcción de la Paz como un proceso, en el cual participamos todos y todas, lograr fundamentalmente que esta labor se realice con jóvenes, a quiénes la violencia de tantos años, les ha apagado o distorsionado la capacidad de soñar y perder la confianza en su capacidad transformadora, los ha hecho perder la fe del derecho a la paz, que se obtiene de la lucha cotidiana


Bogotá 5 de octubre de 2016

Entradas populares