Ir al contenido principal

Ni Venezuela, ni Suiza: Solo el derecho a una Colombia en paz.


Alfonso Castillo 
defensor de derechos humanos 

Desde hace algunos meses y ante el creciente respaldo ciudadano y popular al nombre de Gustavo Petro, como candidato presidencial en Colombia ha crecido también una campaña de miedo y mentiras, adelantada por sectores políticos de los partidos tradicionales, vinculados a red de corrupción y violencia, que ven - cómo hace mucho tiempo no sucedía-, amenazados sus privilegios y poderes.

Una de las tantas mentiras usada vez “Si Petro gana, nos volveremos como Venezuela”. Con la cual se crea la ilusión que allá están muy mal y aquí estamos en un paraíso o como si, con otros candidatos nuestro país se fuera a convertir en Suiza. Estos sin negar por supuesto, que la situación del hermano país es difícil y vive una crisis generada por el gobierno norteamericano y los poderes capitalistas de ese país.


foto: renovacionmagisterial.org
Pero más allá de la situación de Venezuela, que ojalá el pueblo consiente y en movilización logre superar, transitando los canales democráticos y constitucionales allí establecidos, lo cierto es que en nuestras clases gobernantes, están asustadas, porque ven que el discurso de Gustavo Petro, está calando en sectores populares a lo largo y ancho del país, como lo demuestran decenas de movilizaciones populares en plazas públicas donde la gente asiste por miles, el discurso de Gustavo Petro no tiene absolutamente nada que ver con una propuesta izquierda radical, que pudiera significar una revolución en el país sea éste llega al poder en la elecciones del próximo 27 de mayo, o eventualmente en una segunda vuelta.

La propuesta del candidato o Gustavo Petro, cala en la gente humilde, porque habla con convicción y mostrando alternativas reales al menos a dos problemas; corrupción y derechos sociales considerando entre estos la salud, educación gratuita y recuperación del campo colombiano. Gustavo está recogiendo la inconformidad de la gente que durante muchos años vio contenida su frustración y su rabia por tanto descaro y falta de renovación de la clase política.

Lo que sucede es que esta clase política que siempre han gobernado el país, nunca ha querido pensar en la gente y sus problemas, decenas de años de abandono al campo, falta de acueductos, explotación y responsable de los recursos naturales, negativa al derecho a la educación gratuita y universal, entre otros derechos que se han negado para mantener los privilegios de una clase de elitista, ex excluyente y corrupta. Ahora cuando un candidato que no hace parte de las elites, lo está promoviendo para superar la desigualdad, la pobreza y la violencia, las elites se acobardan,   tienen miedo, alientan mensajes intimidatorios, mentirosos, y con una carga de polarización política, porque ven amenazados sus históricos privilegios.

Gustavo Petro, no es el Salvador del pueblo, pero su propuesta, sí es sí, la mejor alternativa de avance, en este momento histórico que vive el país, cuando existe un acuerdo de paz firmado entre el gobierno y la guerrilla de las FARC, hace poco más de un año, lo cual significó la dejación de armas de ese grupo y la construcción de un proyecto político, que junto con el esfuerzo que se hace en el dialogo de paz con el ejército de liberación nacional, dejar sentadas las bases, con las cuales podría construirse alternativas serias para la superación de las causas del conflicto armado en Colombia, que tanto sufrimiento y dolor, provocaron en general a la sociedad y en particular a millones de víctimas de esta cruenta guerra.

La propuesta de Gustavo Petro, se sustenta en el anhelo popular de invertir los recursos económicos de la nación, privilegiando los derechos sociales, entre los cuales claramente se establece un impulso y fortalecimiento al desarrollo rural, desarrollo de la democracia, la gratuidad y universalización de la educación pública del grado cero a la universidad, lucha efectiva contra la corrupción y los corruptos, garantías de no repetición y derecho a la verdad, sin duda alguna, son instrumentos efectivos para construir la paz que tanto se reclama y se necesita en nuestro país. Y esto más allá de toda la propaganda de desprestigio y estigmatización no es ni Castro chavismo, ni la revolución comunista, es simplemente el camino de la transformación democrática tantas veces negadas por nuestras clases dominantes.

Bogotá 23 de mayo 2018.




Entradas populares de este blog

GOLEADA A LAS VÍCTIMAS Y A LA PAZ.

Alfonso Castillo Defensor de los Derechos Humanos hojasuelta0@gmail.com
“La alegría por el triunfo de la selección,  no alcanza para calmar la tristeza, por la goleada a las víctimas y a la paz  que propinó la ultraferecha al sabotear la JEP.”

Muy lejos está ahora para las víctimas la esperanza qué género el proceso de paz logrado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, para decirlo con claridad albergamos la ilusión que tras este acuerdo, , los Derechos a la verdad, a la justicia, a la reparación integral y en las garantías de no repetición, tendían un lugar en el escenario político de nuestro país, sin embargo y con el pasar de los días y ante el fortalecimiento de la ultraderecha en Colombia, esas esperanzas parecen desvanecerse, como también sucede con el entusiasmo de las víctimas para organizarse y seguir luchando.
Nuestro sentimiento transitorio de frustración tiene que ver con la actitud que desde hace muchos años tiene el gobierno para garantizar los derechos efectivos…

EL GOBIERNO SE PATRACIO CON LA IMPLEMENTACION DE LOS ACUERDOS:

Alfonso Castillo Defensor de derechos humanos Afiliado Unión Patriótica
Un año después de la derrota del plebiscito del 2 de Octubre de 2016, en el que una poderosa caterva de la élite política del país, le aposto a impedir el avance del acuerdo de paz y poner fin a la guerra, y logro consolidar una matriz de opinión que hoy continúa saboteando cada desarrollo de la construcción de la paz.
Después de ese oscuro día, la voluntad de los sectores democráticos logro salirle al paso a este impase y finalmente se firmó un nuevo acuerdo de paz, el 24 de noviembre en el teatro Colon en Bogotá, que se convierte en un importante instrumento para derrotar la guerra, y abrir el camino para impulsar transformaciones democráticas para un nuevo país.
A partir de ese momento, el país ha asistido a una larga lista de hechos que dejan ver claramente dos situaciones que explican la complejidad de este proceso que se ha dado en llamar la implementación de los acuerdos: De un lado una guerrilla, con todo el co…

Reseña congresos del Partido Comunista Colombiano

*Alfonso Castillo, militante comunista. Antecedentes

El presente documento presenta los lineamientos generales, que permite tener una valoración del conjunto de la historia del Partido Comunista Colombiano durante 87 años de lucha por las transformaciones en favor de los intereses populares, la construcción de la paz y la lucha por el socialismo. Esta valoración se hace a partir de una compilación o reseña histórica de los congresos del partido, sus principales decisiones y alguna caracterización de la época en que él se realiza. Se espera que este abre bocas concite y contribuya a abrí muchas investigaciones sobre o historia de las luchas del PCC.

El contexto en el que surge el Partido Comunista es el de una amplia tradición antiimperialista, de organizaciones de como los núcleos de artesanos, de trabajadores fabriles y una intelectualidad reducida que habían generado un importante manifestación de protesta contra lo que se denominó en su momento el asalto del gobierno norteamericano qu…