…A PROPÓSITO DE LA DESPROTECCION DE LA UNP.

USTEDES NOS PROTEGEN?
Por: Alfonso Castillo Garzon
Defensor de Derechos Humanos y Víctima del conflicto
hojasuelta0@gmail.com
Desde la creación de la UNP en el año 2011, la institución encargada de brindar protección a personas amenazadas, mostró su incapacidad para cumplir con su objetivo misional, múltiples denuncias se hicieron por organizaciones de víctimas, reclamantes de tierras, ONGs de derechos humanos, para que esa entidad respondiera de manera oportuna, peticiones de protección a personas en riesgo. Estastardan  hasta seis meses para ser atendidas o consideradas, asimismo, los retrasos para la implementación de las medidas que eventualmente fuesen adoptadas, tardaban un periodo similar de tiempo, así, una solicitud para proteger la vida de una persona, podría, en el mejor de los casos tardar hasta un año para concretar la protección. Esto para no mencionar la falta de asertividad a la hora de implementar las medidas con enfoque de género o etnia.
Además de lo anterior, siempre existió la duda, de cuántas de las malas y delincuenciales prácticas desarrolladas en el DAS, se trasladaron la UNP, por cuanto ésta última, es el resultado de la disolución del DAS, por corrupción y criminalidad, recibiendo la nueva entidad la herencia de personal y algunas de las antiguas funciones de la policía política.
Sin embargo, la entidad continúa fortaleciéndose en infraestructura y recurso humano, bajo la dirección de Andrés Villamizar que se empeñaba en intentar mostrar que la entidad funcionaba como un “relojito”.
Esto hasta el mes de agosto del año 2014, cuando el secretario General de la UNP, Julián Marulanda Calero, (segundo al mando de la entidad), resultó vinculado a un escándalo de corrupción que desvió, según la Fiscalía General de la Nación, recursos aproximados a 2.000 millones de pesos, a través una red que compromete a otros siete funcionarios de la entidad.
Después de ello la responsabilidad de protección y el impacto de la crisis fiscal, generada por los actos de corrupción al más alto nivel convirtieron a la UNP en una entidad inoperante e ineficaz, en materia de protección se pasó descaradamente del objetivo misional de “proteger”, a recortar y limitar los componentes de protección. Así, desde el mes de setiembre del año 2014, se ha constatado entre muchos “ajustes”, disminución en por lo menos el 50 % en el Valor pagado de apoyo a combustible para esquemas de protección, igualmente, se toma la decisión de suspender el pago de viáticos de ley a los escoltas, y con ello la negativa a que éstos, acompañen a los protegidos en sus salidas a distintos lugares del país, a ello se sumó, la negativa y prohibición a que los escoltas acompañan a sus protegidos aún sin el respectivo pago de viáticos, también se suspendió temporalmente la asignación de tiquetes aéreos para los escoltas.
La “crisis” se extiende a otros componentes de la protección como el pago de los auxilios de transporte, que han llegado a retrasarse hasta 4 o 5 meses. Incluso los problemas trascienden a escenarios como la firma y prolongación de contratos para los escoltas, a quienes no se les están brindando las adecuadas garantías para la contratación laboral.
Esta crisis pareciera no tener fin, ni siquiera con la renuncia de Andrés Villamizar en diciembre el año 2014, las dificultades en la entidad a continúan, al punto que al día 19 de enero no había sido consignado el valor correspondiente de combustible paras esquemas de protección, recurso que debía consignarse en las tarjetas los primeros días del mes de enero y hasta la fecha no se había realizado, a pesar de que el Dr. Alonso Miranda anunciará  en su cuenta de Twitter el día 31 de diciembre que estos se haría la segunda semana del mes de enero.
Andres Villamizar Ex - director UNP
La preocupación, consiste en que justamente en este período, se han acentuado las amenazas contra defensores de los derecho humanos y activistas políticos, y mientras ministro Juan Fernando Cristo y el Fiscal General de la Nación, anuncian reforzamiento esquemas de personas amenazadas, desde la UNP, no hay ni siquiera una llamada, a quienes aparecen en varios de los panfletos que han circulado los últimos meses.
Cabe entonces la pregunta, el gobierno se limita a hacer anuncios de protección, mientras en la práctica se desentiende de su obligación constitucional de proteger a ciudadanos en riesgo, como si a quienes están amenazando los protegiera un anuncio de prensa?
Claro está, que la protección no puede limitarse a los esquemas que procurara la UNP, ella debería depender de la celeridad en las investigaciones, para determinar autores y responsables de las amenazas, iniciar las judicializaciones y aplicar debida justicia, hasta la fecha no se conoce de ninguna condena a ninguna persona por las amenazas proferidas contra dirigentes sociales, sindicales y políticos de la oposición Colombiana, ni aún, contra reclamantes de tierra o líderes de procesos de víctimas que han sido amenazados reiteradamente, cuyas amenazas han sido debidamente judicializadas. Igualmente falta que el gobierno dé a conocer la política para el desmonte efectivo del paramilitarismo, que aún existe y actúa a sus anchas por todo el país bajo el manto de impunidad que le otorga el gobierno, al negar su existencia.
Al no existir esta política, sí se esperaría, que la entidad creada para brindar protección, no se limite a cuestiones formales, ella debería garantizar protección oportuna, satisfactoria y permanente a quienes denuncian persecución y amenaza. Pero lo que pareciera estar sucediendo, es que se trata de resolver el déficit dejado por la corrupción, recortando el alcance, cantidad y calidad, de las medidas de protección. Tampoco se brinda información oportuna a los "protegidos” sobre el funcionamiento de los esquemas.
Vale la pena preguntarse, qué seguridad puede ser para una persona amenazada con estudios de seguridad que determinan “riesgo extraordinario” movilizarse a diario en el atiborrado e inseguro sistema transmilenio?
La protección no puede depender del capricho de funcionarios, ni del manido argumento de la disponibilidad presupuestal porque de ser así, vale la pregunta. UNP Ustedes Nos Protegen?
Bogotá, Enero 20 de 2015

Entradas populares