Ir al contenido principal

JUAN MANUEL SANTOS Y LAS ARTES DE LA DESAPARICIÓN Y EL OCULTAMIENTO DE LA VERDAD.

Alfonso Castillo
Defensor de Derechos Humanos
Presidente de ANDAS e integrante del MOVICE
hojasuelta0@gmail.com

Santos y el síndrome del Gato Pardismo

Colombia se da el lujo de tener todo tipo de mandatarios, en el listado al poetas, literatos, deschavetados, dictadores, populistas como ausentes del poder, pero recientemente el país asiste a gobernantes con destrezas en las artes de la hechicería, y el encantamiento, esto por supuesto sin mucho encanto para el pueblo. En el reciente pasado estuvimos bajo el embrujo autoritario y ahora el país asiste y continúa al reinado del ilusionismo, el ocultamiento y otras artes de la creación de espejismos y fantasías sobre la verdad que vive  el país.

Desde hace tres años con la llegada a la casa de Nariño de Juan Manuel Santos y con un simple cambio de actitud, al bajar la voz,  se ha pretendido mostrar que el país ha cambiado, para mejorar la vida de todos los colombianos, sin embargo hay que señalar que algunos problemas sociales, económicos y políticos que padece históricamente el país requiere mucho más que un tono conciliador, que claro, ayuda, pero sí éste, no se acompaña de transformaciones reales, no bastarán para cambiar esta realidad. Lo que nos está pasando, no es cosa distinta que el gobierno del Gato Pardismo que intenta hacer que todo cambia para que al final nada cambie.

Y la verdad es así, el Presidente Juan Manuel Santos, arrastra el lastre de haber sido parte determinante en gobierno anterior, que se caracterizó por desafiar abierta y descaradamente el respeto por los derecho humanos, la constitución política y los reclamos de los vecinos y de buena parte de la comunidad internacional, y para alivianar ese fardo el nuevo mandatario se hizo un cambio extremo de imagen y de escenografía, abandonó el discurso usado como ministro de la defensa y abrasó la postura de nuevo mejor amigo y no dudó en apostar por colocarse del lado de los derechos de las víctimas del conflicto armado interno.

Verdadero continuismo

Pero todo este cambio, oculta una intención que ha permanecido intacta durante los tres años del gobierno, continuar la política emprendida desde hace 20 años y aun antes por las clases dirigentes del país, que regala la riqueza natural a las trasnacionales, a quienes se les ha creado toda suerte de incentivos, para que exploten, saquen y depreden la inmensa riqueza que aún tiene el país, todo esto bajo la ilusión de una locomotora minero energética disfrazada de prosperidad, y crear la sensación de que el país vive muy cerca del paraíso de la paz.

Igualmente el Presidente Juan Manuel Santos ha usado su estilo pausado, para crear la ilusión que la economía colombiana estaba blindada frente a la crisis del capitalismo mundial, tremenda fantasía, justamente en el país que se empeñó en hacer depender su economía de los tratados de libre comercio y la reprimarización, al dedicarse exclusivamente a la explotación de los recursos naturales en el subsuelo y el desarrollo de algunos de monocultivos dedicados especialmente a la producción de biocombustibles, todo ello para la exportación a países que se encuentran como se sabe, en recesión económica, aunque seguramente las condiciones favorables para la extracción de nuestras riquezas como el carbón, el oro, el ferroníquel, harán que las exportaciones crezcan aunque los ingresos y el empleo digno no lo hagan en la misma proporción.

La paz entre el anhelo nación y la voluntad de cambios profundos

La otra ilusión, quizá la que se vende, con más énfasis es la conquista y logro de la paz, jugando con un anhelo nacional, se plantea e inician desde el mes de setiembre del año 2012 los diálogos para poner fin al conflicto armado con la guerrilla de las FARC-EP, y aunque éste es un hecho importante, no significa el logro mágico de la paz, máxime si se considera que la agenda sobre la que se discute es bastante limitada y el proceso se adelanta con la reiterada negativa del gobierno a suscribir un acuerdo de cese bilateral de fuegos y hostilidades. Asimismo el proceso se adelanta con amenazas desafiantes del gobierno sobre la imposibilidad a discutir temas más allá de la agenda, mientras se niega a abrir un proceso de diálogo con la sociedad colombiana para la discusión de los problemas que generan el conflicto o por ejemplo la discusión sobre el modelo desarrollo o el mecanismo de ratificación de los acuerdos que se logren en la Habana Cuba. A esto se suma la práctica de imponer unilateralmente temas no discutidos o concertados, como sucedió recientemente en torno a  la presentación de un proyecto de ley de referéndum que llevo  los voceros de la insurgencia a declarar una “pausa”, que por suerte ya termino.

Sin duda hay que reconocer que éste proceso de diálogos cuenta ya con un avance en nunca antes logrado en procesos anteriores, sin embargo hace falta que el gobierno incluya en la agenda del país el tema de los diálogos para poner fin al conflicto, esto hasta el momento no ha sucedido entre otras cosas porque una cosa es la que se discute el Habana y otra es la que se practica y desarrolla en el país no solamente por el propio mandatario sino por parte del alto mando militar y el ministerio de la defensa.

Igualmente cabe anotar que mientras se avanza en las discusiones de la Habana para poner fin al conflicto, el propio Presidente impulsa una agenda legislativa, que con el apoyo de la bancada mayoritaria en el Congreso de la República pareciera ir en contravía de lo que se discute con la insurgencia, así se ha impulsado una reforma la salud, que de acuerdo a quienes la conocen empeora ya la deteriorada posibilidad para que los colombianos accedan al derecho a la salud digna, dicha reforma sólo favorece a los grandes empresarios mercaderes de la salud. Así mismo se impulsa y aprueba una reforma al fuero penal militar, garantizando a los militares la absoluta impunidad por los hechos que cometan, supremamente peligroso la creación de la figura de “blanco legítimo” bajo la cual se ampara los militares para seguir cometiendo violaciones a los derechos humanos, este fuero penal militar no es cosa distinta que una nueva ley de impunidad que entre otras cosas, va a permitir que los responsables de los falsos positivos no respondan por este crimen de Lesa humanidad.

Estas reformas, continúan el camino de restringir las libertades como lo ha hecho la Ley de Seguridad Ciudadana, y colocar la carga de la crisis económica sobre los hombros de los trabajadores como lo ha hecho la ley de regla fiscal.

La ley de víctimas, ni repara ni restituye, solo ilusión

En este mismo camino se presentó la iniciativa de la Ley de Víctimas que pretende Reparar y Restituir a las víctimas del conflicto armado, dejando de lado  a las víctimas del conflicto social y político derivadas del conflicto. Esta Ley transcurridos dos años de su implementación no logra reparar a las víctimas más allá de cumplir con entregar unas precarias indemnizaciones a víctimas que venían de procesos anteriores, como lo eran la ley de justicia y paz, o la ley 418/97. En materia restitución la situación es un poco más difícil pues a la fecha solo se ha logrado restituir 15.000 hectáreas de las cerca de seis millones que fueron despojadas en el marco del conflicto armado, lo que significa que a este ritmo el gobierno requerirá mucho más de diez años para restituir a las víctimas.

Esta misma ley viene siendo usada por los funcionarios del gobierno para negar la ayuda humanitaria a las víctimas del desplazamiento forzado, a quienes por cuenta de la Ley, la situación se precarizo, pues ahora tienen entre otros e impedimentos la negativa a reconocer el pago de las ayudas y prorrogas para quienes tengan más de diez años en esta condición miserable.

La corrupción mal que no se reconoce

Entretanto el propio gobierno ignora que el problema agudo el país es la corrupción en la que gobernantes y políticos han convertido los recursos públicos, en extensión de empresas familiares, desde posiciones de poder político, se legisla para apropiarse de tierras baldías, recursos de contratos, puestos burocráticos y todos sin ninguna preocupación de ser juzgados, combinados u obligados a devolver lo robado.

Un país moderno, justo, y seguro? O la magia del discurso del 7 de agosto.

Toda esta magia del ocultamiento de la realidad del país no lleva el discurso presidencial del siete de agostó, en el puente de Boyacá en el que el Presidente se vanagloria de un país que no es en el que vivimos 44 millones de colombianos y colombianas en medio de la pobreza, la negación de derechos básicos y la agudización de la crisis de derechos humanos y degradación del conflicto armado que continúa en galopante escalada.

Sin duda, el Presidente es un artista que por su procedencia alta alcurnia podría ser un ajedrecista, maestro de la estrategia de mover las fichas del tablero para ganar siempre la partida, pero que bien podría ser visto como un mago del ocultismo y la desaparición de nuestra realidad, según el discurso, en comentó, Colombia es hoy un país “moderno, justo y seguro” después de escuchar el Presidente surge entonces la pregunta de qué país habla el Dr. Juan Manuel Santos.

Colombia no es hoy un país más moderno, el país ha renunciado por cuenta de la guerra y las políticas del gobierno a producir los alimentos que consume, no se puede hablar de un país moderno cuando buena parte de las vías de comunicación son auténticas trochas propias de mediados del siglo XX, no existe ferrocarril, aún existe municipios y zonas urbanas sin cobertura servicios públicos domiciliarios, la salud es solo accesible para privilegiados, existe un déficit de cinco millones de viviendas, los pocos empleos que se generan, no son estables.

Transcurrida la primera década del siglo XXI Colombia tampoco es un país más justo, quizá el principal problema es justamente la aguda crisis por la que atraviesa el sistema judicial colombiano, cerca del 98 % de los crímenes políticos se encuentra en la más absoluta impunidad, la situación de derechos humanos cada día es más inquietante, igualmente es necesario tener en cuenta que según Naciones Unidas Colombia en el año 2010 se encontraba entre los países de mayor desigualdad en el mundo, así mismo la estructura tributaria se basa en cobrar más impuesto al consumo que a la renta y esto es fuente de una profunda desigualdad económica. Mientras el crecimiento económico de los últimos años girar alrededor del 4 % anual, un tercio de la población vive bajo la línea en la pobreza, el 10 % de la población más pobre participa en el 1% los ingresos mientras que el 10% de los más ricos participa con el 46.1%de los ingresos si esto no mide la desigualdad entonces como determinarla.

El Presidente no ve acaso, como ha aumentado el accionar criminal de grupos paramilitares, acaso desconoce que la percepción ciudadanos justamente de mayor inseguridad por el aumento de robos, asaltos y delincuencia en las calles de las grandes ciudades, inseguridad generada con toda seguridad por el aumento del desempleo y la pobreza.
No es cierto Sr. Presidente que durante su gobierno se hayan generado millones de empleos, la verdad es que a diario la gente tiene que batallar por conseguir empleos precarizados de corta duración y baja remuneración y miles de requisitos, los programas gubernamentales de subsidio no reducen la pobreza y sí aumentan la dependencia y el clientelismo, no hay nuevas  industrias, no es verdad que los colombianos vivamos una vida mejor durante este gobierno.

La conflictividad social creciente expresa la inconformidad y la caída del telón magico

El aumento de la conflictividad social es la muestra que no todo el país está bajo el hechizo de las magias del ocultamiento y las artes de crear paraísos artificiales, durante este gobierno han protestado, camioneros, paperos, arroceros, cafeteros, cacaoteros, paneleros, igualmente se ha movilizado los estudiantes y no sólo eso, han sido capaces de echar para atrás una pretendida reforma a la educación superior que sólo apuntaba a privatizarla, hoy ellos han sido capaces de participar en la elaboración de una nueva legislación para la educación superior.  También se ha movilizado los trabajadores de la salud, los pobladores de distintas regiones del país, los campesinos, como sucedió recientemente en el paro del Catatumbo, se han movilizado así mismo, los pequeños y medianos mineros rechazando la minería a gran escala. No han estado ausentes  de la movilización las víctimas y reclamantes de tierras, las mujeres, los trabajadores del Cerrejón de la Unión Sindical Obrera, los maestros. Todas estas movilizaciones tienen un común denominador, exigir al gobierno abrir su disposición al diálogo y protestar contra políticas sociales y económicas impulsadas por el gobierno actual que van en contravía de los derechos sociales, sindicales y políticos y en todo caso, van en detrimento de la soberanía.

Un poderos y creciente paro agrario y popular

Precisamente las reiteradas movilizaciones y la prolongación en el tiempo las mismas como actualmente sucede con el paro nacional agrario popular, que arriba su 8° día de intensas jornadas de protesta a lo largo y ancho del país, que en tienen desabastecidas de productos agrícolas a las principales ciudades del país, y bloqueadas las vías principales en por lo menos 14 departamentos, la contundencia de estas movilizaciones va en contravía de la idea de un país próspero que se intenta mostrar a través de la publicidad impulsada desde el gobierno. Pero más aún la creciente movilización, lo que justifica son las razones que tienen los manifestantes, que no solamente demandan la discusión de la problemática del campo colombiano sometido a años y años de abandono y a políticas mentirosas por parte de los gobiernos, las demandas de los manifestantes justamente convocan al gobierno a asumir una mejor disposición para el dialogo, abandonar la actitud arrogante, a poner fin a la estigmatización y el señalamiento como sucedió el dia 25 de agosto con la detención del vocero del parpo HEBER BALLESTEROS, con la que se intenta deslegitimar y desarticular la movilización.

Lo que insinúan las peticiones de los manifestantes es la necesidad de abrir un debate nacional sobre el modelo de desarrollo económico, este debate debe hacerse de cara al país y principalmente consultando los intereses de aquellos sectores que se ven más afectados por el impulso de políticas neoliberales. Los pliegos de peticiones presentados por la mesa de interlocución y acuerdo, (MIA) supone que no se trata de movilizaciones aisladas se trata de la exigencia de un movimiento social y políticamente maduro, que ha entendido que los problemas del campo colombiano no se resuelven con subsidios, ni con promesas de alivios, que a la larga no serán cumplidos, en ese sentido es importante señalar que la movilización del paro agrario y popular tiene como en elemento  fundamental la articulación de diversos sectores populares y sociales afectado por la grave crisis económica que atraviesa el país, que sin duda deja en evidencia que Colombia atraviesa una profunda crisis social, política y económica que es la que justamente el Presidente Juan Manuel Santos se niega a ver y a reconocer.

El paro agrario y su contundencia, así como los sucedido en el paro campesino en el Catatumbo dejan en evidencia que el Presidente Juan Manuel Santos, al igual que su antecesor, no tiene ninguna disposición, como lo dice mentirosamente por lo medios de comunicación al dialogo, y a la búsqueda de soluciones efectivas y duraderas a la aguda problemática de la sociedad colombiana. Todo lo contrario el tratamiento policial y militar desmedido y desproporcionado, muestran el verdadero talante autoritario del actual mandatario, tal como lo han hechos gobiernos anteriores.

En este sentido las próximas movilizaciones seguirán entendiendo cada vez con mayor contundencia, que el espacio para conquistar las transformaciones que requiere la sociedad colombiana es la calle, la movilización y a pesar de la estigmatización, el señalamiento y las amenazas gubernamentales de criminalizar la protesta social la gente, el pueblo, seguirá apelando a esta vía como único instrumento o para hacerse escuchar y para hacer valer el poder que en todo caso entraña el pueblo cuando se organiza.

Bogotá, Agosto 26, 2013


Entradas populares de este blog

Una ley entre precaria e insuficiente actualizado

Ajustar, para acelerar la restitución y reparación.
Alfonso Castillo Garzon Defensor de Derechos Humanos +57 3102125193 Blog: http://hojasuelta0.blogspot.com twitter:@castilloalfo skipe: hojasuelta1 https://www.facebook.com/AlfonsoCastilloUP
Una oportunidad para los derechos de las victimas 
Anotaciones sobre las modificaciones necesarias a la ley 1448 el año 2011.
Como lo ha afirmado el MOVICE, desde la sanción de la ley 1448/11 encontramos que ésta es un instrumento que en su momento tuvo los méritos de crear la rutas y el diseño de la política pública atención, con enfoque diferenciales a las víctimas del conflicto, además de intentar organizar toda la información disponible por el estado en el RUV, sobre este inmenso universo de colombianos y colombianas afectadas por la guerra. Sin embargo y después de seis años de haber sido sancionada, hoy es justo balancear el impacto que la ley ha tenido sobre el derecho de restitución de tierras despojadas y sobre la reparación integral a millones …

Nueva política para atención a víctimas o retroceso descarado?

Alfonso Castillo Garzon Defensor de Derechos Humanos +57 3102125193 Blog: http://hojasuelta0.blogspot.com twitter:@castilloalfo skipe: hojasuelta1 https://www.facebook.com/AlfonsoCastilloUP



Con la llegada de la administración de Enrique Peñalosa, ha surgido entre las víctimas,  muchas incertidumbres e inquietudes sobre el futuro de la política pública de atención a víctimas. Estas preocupaciones han aumentado cuando se conocieron, el borrador de plan distrital de desarrollo y posteriormente el proyecto de acuerdo, presentado para llevarse el consejo distrital.  Con estos documentos, el tema víctimas y paz, fue abortado con ambigüedad y en todo caso sin objetivos y metas claras.  Lo que deja en evidencia lo anunciado por la nueva administración a través de la consejera de víctimas Ángela Anzola  es que “...la política de prevención y atención a las víctimas va a sufrir cambios”,  sin que quede esclarecido si estos cambios, serán para garantizar la sostenibilidad y progresividad de …

PEOR SÍ ES POSIBLE

...A propósito del triunfo de Donald Trump en los Estados Unidos


Alfonso Castillo Garzon Defensor de Derechos Humanos +57 3102125193 Blog: http://hojasuelta0.blogspot.com twitter:@castilloalfo skipe: hojasuelta1 https://www.facebook.com/AlfonsoCastilloUP
Una de las cuestiones aprendidas en las elecciones del plebiscito del 2 de octubre en Colombia, tienen que ver con que debemos analizar y prever en nuestra actuación cotidiana, un empeoramiento de la situación la política, dada la dinámica compleja , contradictoria  e inesperada de los acontecimientos, tal como hemos venido viendo en los últimos años.

Por esta razón es necesario prever, qué peor si puede ser posible, si tenemos en cuenta que el día 8 de noviembre se celebra en los Estados Unidos elecciones presidenciales, y también ha trascendido que hay una pequeña crisis en la mesa de diálogos de La Habana y en el mundo globalizado una cosa se relaciona con otra.
El mundo hoy se disputa en una compleja situación política: Agudización del …